Chicago-Illinois.- El Festival Internacional de Cine Latino de Chicago inaugura su 31 edición con la exhibición de la película venezolana “El Libertador”, a la que seguirá una muestra de la reciente producción de América Latina, Portugal y EE.UU.

Para su director ejecutivo, organizar la proyección durante dos semanas de 120 películas que representan “lo mejor que se hace en nuestros países”, constituye una misión “herculeana” por la escasez de recursos con la que afronta su labor

Cuando esta noche se apaguen las luces y comience la exhibición del filme de Alberto Arvelo, que gira en torno a Simón Bolívar, la mítica figura de la gesta independentista de América del Sur, se pondrá en marcha la edición más “enredada y compleja” del festival por el esfuerzo de producción que, sin embargo, lo deja “más contento y emocionado” que nunca.

Para Vargas, que comenzó el festival hace 31 años exhibiendo las películas en la pared de un estudio del norte de Chicago donde se filmaron producciones de Charles Chaplin, nunca fue una tarea fácil mantener el cine latino como expresión cultural.

“La crisis no es un fantasma, es un hecho real y concreto, y la cultura es la que más sufre” por la falta de recursos para iniciativas de este tipo, explicó.

Obstáculos al margen, la organización da esta noche el pistoletazo de salida a la programación de este año, que ofrece una selección de películas que fueron éxito de taquilla en sus países de origen o aclamados por los críticos en festivales internacionales.

Hasta el día 23 de este mes, un complejo local de salas de cine albergará la exhibición de los 120 largometrajes seleccionados para esta edición, que mantiene su objetivo de lanzar talentos nuevos con un 30 por ciento de directores que presentarán sus primeras películas en esta cita cinéfila, y en la que habrá “una dosis muy alta” de películas realizadas por mujeres.

El venezolano Alberto Arvelo estará presente para el estreno en Chicago de “El Libertador” (2013), con colaboraciones de Alemania y Estados Unidos, que ya fue estrenada en el Festival de Cine de Toronto.

Vargas explicó que para abrir el festival eligió esta biografía dramática de Simón Bolívar, interpretado por el venezolano Édgar Ramírez, porque, dijo, es una epopeya de lucha y una lección de historia sobre el caraqueño, que en el siglo XIX derrotó a los españoles y logró la independencia de Bolivia, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Más de 50 realizadores fueron invitados al festival, entre ellos el director mexicano Carlos Bolado, quien regresa por tercera vez a Chicago con la película “Olvidados” (2014), ambientada en Bolivia y cuya trama aborda el Plan Cóndor desarrollado por las dictaduras militares latinoamericanas en los años 70 y comienzos de los 80.

Bolado dijo en entrevista telefónica que “los directores buscamos audiencia” y en su caso apunta a la numerosa comunidad mexicana radicada en Illinois.

También estará presente la peruana Evelyne Pegot-Ogier, con su obra prima, “La hora azul” (2014), basada en la novela de su compatriota Alonso Cueto.

Según declaró la realizadora de Chicago será su tercer festival y una oportunidad de hacer contactos e intercambiar experiencias con directores, productores y programadores de otros países.

“En un país como Perú, donde el cine es algo muy pequeño, el intercambio con otros es una gran oportunidad”, señaló.

Otros filmes destacados este año serán “Casa Grande o the Ballad of Poor Jean”, el primer largometraje del brasileño Fellipe Barbosa; “Mateo”, de la colombiana María Gamboa; “La casa del fin de los tiempos”, del venezolano Alejandro Hidalgo; “Luna de cigarras”, del paraguayo Jorge Díaz de Bedoya, y “El incidente”, del mexicano Isaac Ezban.

El festival será clausurado en una gala el próximo 22 de abril.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí