Santo Domingo,  (EFE).- El tizne que emana del ingenio Cristóbal Colón, ubicado en la margen occidental del río Higüamo en San Pedro de Macorís, es una queja constante de los munícipes de comunidades cercanas, principalmente de Juan Dolio y Guayacanes.

Durante los meses de zafra, noviembre a junio, las poblaciones de Juan Dolio y Guayacanes sufren de un molestoso tizne que además de afectar la salud, causa daños en las propiedades inmobiliarias.

A partir de ciertas horas al día, muchos hogares deben cerrar sus puertas y ventanales para que el hollín no penetre en grandes cantidades en sus casas, y con ello dañe por completo sus mobiliarios.

En esta demarcación, la pintura de las fachadas y techos de apartamentos y casas debe ser retocada continuamente, porque pese a ser nuevos lucen opacos y oscuros por la presencia del tizne.

Esta situación, que parece afectar a todas las personas que viven en esta zona, ha sido denunciada en diferentes escenarios y ocasiones, sin que hasta el momento se haya obtenido respuesta alguna por parte de los responsables de las operaciones del ingenio.

Los comunitarios suplican a los representantes del ingenio Cristóbal Colón la colocación de un filtro que evite que el tizne llegue con tanta proporción a los hogares.

“Es una situación molestosa; los balcones no se pueden usar, es obligatorio cubrir los muebles con sábanas, porque de lo contrario se echan a perder, y eso implica cambiarlos con regularidad”, agregó la propietaria de una vivienda en tono incómodo.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí