Santo Domingo,  (EFE).- El presidente, Danilo Medina, dijo hoy que una vez concluyan la ejecución de los instrumentos de regularización previstos en la normativa migratoria del país, “no habrá más prórrogas”.

En su tercer discurso de rendición de cuentas a la nación, Medina agregó que por ello los extranjeros de cualquier nacionalidad sin regularizar, “estarán sujetos a los procedimientos establecidos por la ley, siempre en el marco más absoluto del respeto a la dignidad de las personas”.

Además subrayó que ninguna nación del mundo ni ningún organismo internacional puede “exigir” a la República Dominicana que en materia migratoria “asuma sacrificios al margen de lo que su ordenamiento constitucional y legal prevean”.

“Estamos construyendo, entre todos, un país con verdadera igualdad y justicia social. Un país sin exclusión y sin discriminación, pero también un país ordenado, riguroso y en el que debe imperar el cumplimiento de la ley. Durante décadas el Estado dominicano arrastró serias deficiencias institucionales y legales en esta materia, por lo que los problemas se fueron acumulando, sin que ningún gobierno ordenara nuestro sistema migratorio de manera permanente”, dijo Medina.

Así consideró que ha puesto en marcha el plan de regularización y documentación “más ambicioso que se haya realizado, no solo en nuestro país sino, me atrevería a decir, en todo el continente”.

Ello lo demuestran, dijo, las medidas implementadas en 2014, que han contado con un amplio consenso nacional y con la colaboración activa de este Poder Legislativo.

En primer lugar, destacó la puesta en vigencia del Plan Nacional de Regularización de extranjeros en situación migratoria irregular, contenido como mandato desde el año 2004 en la Ley General de Migración, pero no oficializado hasta noviembre de 2013.

Al día de hoy, más de 150,000 personas han iniciado su proceso de regularización, de los cuales más de 40,000 se ha comprobado que sus papeles están en orden y cumplen con todos los requisitos.

Y pronto serán dotados con el tipo de documento que les corresponda.

En segundo lugar, la Ley 169-14, que establece un régimen especial para personas nacidas en el territorio nacional inscritas irregularmente en el Registro Civil dominicano y sobre naturalización.

Esta iniciativa, dijo, tiene dos objetivos claros: la de resolver la situación de aquellos descendientes de padres extranjeros en situación migratoria irregular, que contaban con documentos expedidos por las autoridades de nuestro país, que los acreditaban como dominicanos y brindar un espacio a aquellas personas, nacidas en territorio dominicano, con ambos padres extranjeros y que nunca fueron inscritos en las Oficialías del Estado Civíl.

“A estos se les dio un plazo para inscribirse como extranjeros para, posteriormente, pasar al plan de regularización y, si lo desean, en un plazo de dos años, optar al proceso de naturalización ya establecido”, indicó.

Ese plazo que inicialmente se estableció por 90 días, fue prorrogado por 90 días más y venció el 2 de febrero recién pasado.

En este proceso se inscribieron 8,755 personas.

“Nadie puede poner en duda que el conjunto de medidas impulsadas por este Gobierno supone una de las mayores iniciativas en materia de reconocimiento de derechos realizada en las últimas décadas y es, además, una oportunidad única de modernizar nuestros registros, mejorar el control fronterizo y reforzar, mediante la legalidad, la seguridad en nuestro territorio”, subrayó.

En este sentido, indicó que “estamos haciendo un gran esfuerzo de nación, trabajando conjuntamente con países amigos, como Estados Unidos o la Unión Europea, además de diferentes instituciones como Naciones Unidas, ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones, para localizar a todos los posibles beneficiarios de este plan y orientarlos”.

Para ello, explicó, se han abierto 24 oficinas en todo el territorio nacional y se ha realizado una campaña de comunicación por diferentes medios, durante meses.

De la misma forma, indicó, se ha trabajado de la mano con las organizaciones de la sociedad civil especializadas en temas migratorios, para garantizar el éxito del proceso y dar seguridad y confianza a todos los participantes.

“Todas estas acciones muestran, de forma incontrovertible, la firme voluntad del Estado Dominicano de llevar a cabo con éxito este plan de regularización. Las personas que debieron acogerse a la parte B de la ley 169-14 y no lo hicieron, ya no podrán recibir los derechos contemplados en esa ley”, reiteró.

El plazo de vigencia del plan de regularización para las personas que residen en el país de manera irregular, que se otorgó por 18 meses, estará vigente hasta el 16 de junio de este año y todavía quedan cuatro meses “en lo que nos gustaría animar a todos aquellos que quieran colaborar con esta iniciativa a darnos su apoyo”.

“De la misma forma, a todas aquellas personas que se encuentren irregularmente en nuestro país y que llegaron antes de 2011 les digo: acerquense a las oficinas e inicien su proceso. Esta es su oportunidad de legalizar su estatus y vivir con tranquilidad”, manifestó. EFE

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí