Río de Janeiro.- Un desfile exaltando la importancia de la cultura brasileira fue el encargado de abrir hoy los famosos desfiles de las escuelas de samba del Grupo Especial de Río de Janeiro, el principal evento del carnaval en Brasil y el considerado mayor espectáculo del mundo al aire libre.

La escuela de samba Unidos de Viradouro, que durante una época fue una de las más admiradas del país y regresó este año al Grupo Especial tras pasar 3 años en la segunda división de los gremios carnavalescos, fue la primera en atravesar el sambódromo esta noche.

Eso no impidió que los cerca de 3.500 integrantes de esta agrupación, todos con coloridos disfraces que remitían a África, bailaran frenéticamente al ritmo de una gigantesca orquesta de percusión.

EL Grupo Especial, Viradouro, una escuela procedente de una favela en la vecina ciudad de Niteroi.

Una conjunto de bailarines disfrazado de guerreros africanos y otro con alegorías a animales como jirafas precedió en el sambódromo una gigantesca carroza.

Una de las primeras alegorías era un gigantesco baobá, como los africanos se refieren al árbol de la sabiduría, con varias referencias a principios de la cultura africana defendidos en el mundo por líderes como Martin Luther King.

“Los negros, traídos de más allá del mar, llegaron para expandir sus cosas trascendentales: respeto al cielo, a la tierra y al mar. A los indios se unieron con su amor a la libertad”, rezaba el samba compuesto por la Viradouro para el carnaval de este año y que los integrantes de la escuela repitieron seguidamente hasta el final del desfile.

La intensa lluvia que cayó en Río de Janeiro la noche de este domingo no impidió que los integrantes de la agrupación ni las personalidades invitadas a desfilar, entre ellas los tenistas españoles Rafael Nadal y David Ferrer, y el extenista brasileño Gustavo “Guga” Kuerten, recorrieron el sambódromo con gran alegría y energía.

Viradouro fue la primera de las doce escuelas de samba del Grupo Especial en desfilar este año. Otras 5 atravesarán el sambódromo esta noche y otras 6 la noche del lunes, cada una con unos 4.000 músicos y bailarines lujosamente disfrazados.

El sambódromo de Río de Janeiro, el coliseo construido por el arquitecto Oscar Niemeyer para dar mayor esplendor a los desfiles, ya había sido palco en el carnaval de este año de 2 noches de presentaciones de escuelas de samba, ya que viernes y sábado desfilaron los grupos de la segunda división.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí