Redacción Internacional.La grabación, de unos 22 minutos de duración aparece el piloto de Jordania Maaz al Kasasbeh caminando por una zona en ruinas con edificios derruidos, donde le espera una fila de extremistas enmascarados.

Acto seguido, se ve al piloto en el interior de una jaula.

Uno de los enmascarados porta un antorcha que otro yihadista enciende y acerca a una mecha, que se extiende desde el exterior de la jaula hacia su interior.

Rápidamente la llama se expande y alcanza al piloto, que es quemado vivo.

La ejecución de Kasasbeh se muestra en el tramo final del vídeo, que empieza con imágenes del rey Abdalá de Jordania y una crítica de los extremistas a la política exterior y su participación en la coalición internacional contra el EI.

Antes de la secuencia de su asesinato, Kasasbeh aparece hablando a cámara delante de un fondo oscuro y da detalles sobre la coalición y del día en que fue capturado, el pasado 24 de diciembre, cuando su avión, que pertenecía a esa alianza, fue derribado en la Al Raqa, bastión del EI.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El intercambio público de mensajes entre Raqqa y Amán incluyó una retórica en la que los jordanos terminaron por amenazar con asesinar a todos los prisioneros de ISIS que tienen en sus manos. El desenlace de este hecho vuelve a demostrar que los extremistas sunitas no tienen límite en su sed de sangre y en su necesidad de demostrar poder.

 

Las imágenes difundidas son explícitas y grafican el sufrimiento del hombre por cuya vida el gobierno jordano había aceptado intercambiar a la terrorista Sajida al Rishawi, quien está en el corredor de la muerte de las cárceles de Amán.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí