Río de Janeiro.- Cientos de miles de personas salieron a recorrer las calles de Río de Janeiro para festejar el comienzo anticipado del carnaval de la calle, protagonizado por los populares comparsas. el mayor carnaval del mundo.

En contraposición con las mundialmente conocidas escuelas de samba que desfilan en el mítico sambódromo, a donde sólo aspiran a acceder aquellos que puedan permitirse pagar el alto precio de una entrada, los ‘blocos’, una suerte de comparsas populares que han recuperado en los últimos años un protagonismo perdido durante décadas, permite que cualquier persona participa gratuitamente en su fiesta.

Son estas comparsas las que van cocinando a fuego lento el ambiente festivo que invade las calles de la ‘Ciudad Maravillosa’ en vísperas del carnaval y que alcanzará su mayor apogeo durante los cuatro días oficiales de fiesta, que este año comienzan el viernes 13 de febrero.

Le salida lo dio esta noche el popular ‘bloco’ Desliga da Justiça, que con sus disfraces de fantasía rinde homenaje a todos esos superhéroes que habitan en las viñetas de los cómics.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apenas una hora después de que el Ayuntamiento volviese a declarar el estado de normalidad tras las lluvias torrenciales que anoche anegaron algunos barrios de Río de Janeiro, miles de personas disfrazadas se unieron a la fiesta para seguir a esta comparsa por las proximidades de Gavea, barrio en la zona sur de la ciudad.

Ya por la tarde comenzó la fiesta en el barrio de Laranjeiras de la comparsa Imprensa que Eu Gamo, formada por un grupo de periodistas en 1995 y cuyos colores característicos, el rojo y el gris, evocan la pasión por la profesión y la tradición de las antiguas imprentas.

Los 20 mil espectadores que participaron en la fiesta de esta comparsa, disfrutaron con las numerosas composiciones que abordaban.

La auténtica protagonista de la jornada, la Banda de Ipanema recorrió, junto a miles de entregados asistentes, las calles de este tan conocido barrio, al que Vinicius de Moraes y Tom Jobim situaron en el mapa mundial gracias a ese himno de la música popular brasileña que es la “Garota de Ipanema”.

Este popular ‘bloco’ quiso rendir homenaje con sus canciones al 450 aniversario de la ciudad que lo vio nacer en 1965.

Numerosas lideraban un desfile de músicos y demás personas, muchas de ellas disfrazadas de las formas más variopintas y estrafalarias, que recorrió esta playa carioca.

Entre la multitud de asistentes brasileros, numerosos turistas contemplaban con cierta sorpresa el espectáculo que se desplegaba ante sus ojos.

Y es que los ‘blocos’ desprenden un aroma a libertad y a hermanamiento difícil de encontrar en ningún otro lugar.

La argentina Elvira Castaño, quien, paseando junto a su marido, se encontró por sorpresa con el alboroto de la comparsa, cree que el carnaval de calle “tiene el sabor de lo popular”, en contrapunto con el que se vive en el sambódromo que “es más para exportar”.

Por todo ello no es de extrañar que estas casi dos semanas que quedan antes de que comience el carnaval prometan ser días de auténtica locura, diversión y desenfreno para todos los cariocas. Justo eso que el carnaval nunca debió dejar de se

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí