Los Ángeles CA.- Una neumonía el 25 de enero de 1990 truncó la vida de la diva de Hollywood, Ava Gardner.

Era tan hermosa que, sin haber hecho jamás interpretación alguna, Metro-Goldwyn-Mayer  firmó en 1941 un contrato para aparecer en sus películas, y así comenzó una carrera que durante su primer lustro consistió en papeles de más de 15 filmes..

El éxito no llegaría hasta la década de 1950, con títulos como el musical “Show Boat” (1951), “The Snows of Kilimanjaro” (1952), “Mogambo” (1953) y “The Barefoot Contessa” (1954).

Con “Mogambo”, que coprotagonizó junto a Clark Gable y Grace Kelly, obtuvo nominación al Oscar y con “The Barefoot Contessa”.

Durante su etapa fuera de EE.UU., la actriz grabó unas 20 películas y una serie. Producciones entre las que destacaron “Bhowani Junction” (1956), “55 Days at Peking” (1963), “The Bible” (1966) y “Earthquake” (1974), entre otros.

Ava Gardner, nació el día 24 de diciembre de 1922 en Grabtown, en Carolina del Norte, tuvo un carácter directo y desenfadado y una activa vida sentimental que incluyó tres sonados matrimonios de corta duración.

El primero tuvo lugar a los meses de poner el pie en Hollywood después de que su cuñado, el fotógrafo Larry Tarr, le tomara unas fotos en Nueva York y las mandara a MGM convencido de que la joven sería del gusto del estudio.

Allí entabló una relación con el popular Mickey Rooney que no pudo resistirse a sus encantos. Se casaron en 1942 y se divorciaron un año después.

En 1945, pasó nuevamente por el altar, esta vez con el clarinetista Artie Saw, del que se separó a los 13 meses, y en 1951 contrajo nuevas nupcias con el cantante Frank Sinatra que, según sus biógrafos, fue el amor de su vida.

Aquel matrimonio se disolvió en 1957, aunque su convivencia apenas duró dos años ante la incapacidad de la pareja de compaginar su relación con las presiones de sus respectivas carreras y los celos.

La actriz solía regresar con frecuencia a EE.UU. por motivos de trabajo, para ver a su familia en Carolina del Norte y, en sus últimos años, también por razones de salud para visitar a su médico en Santa Mónica, en California.

Fue allí, en un ingreso rutinario en el hospital Saint John’s para hacerse un chequeo en 1986, que desarrolló la neumonía que le perseguiría hasta sus últimos días.

Gardner falleció a los 67 años en Londres y sus restos fueron enterrados en el cementerio Sunset Memorial Park de Smithfield, en Carolina del Norte, junto a los de sus padres y sus hermanos, en una tumba con una lápida sencilla, tal y como fue su deseo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí