Madrid.- Los nominados a la 29 edición de los Premios Goya han celebrado hoy el mejor año del cine español, que el año pasado cosechó en taquilla los mejores resultados de su historia.

Ni siquiera Alberto Rodríguez y Daniel Monzón, que con “La Isla Mínima” y “El Niño” sostendrán el principal duelo de los premios de la Academia del Cine, con 17 y 16 nominaciones respectivamente, han sacado a relucir las espadas en la alfombra roja de la fiesta que han celebrado esta tarde noche en los Teatros del canal.

“Soy amigo de Alberto y admirador suyo desde que hizo ‘Factor Pilgrim’, y ‘La Isla Mínima’ es una gran película, con una atmósfera que se te pega al cuerpo y la arrastras durante un mes”.

El director hizo gala de su faceta de crítico cinematográfico para alabar cada una de las otras películas con las que competirá en la categoría principal y, así, destacó la “sensibilidad” de “Loreak”, el “éxito mundial” de “Relatos Salvajes” o la capacidad “hipnótica” de “Magical Girl”..

“Hombre, algo espero ganar, pero este año lo veo bastante repartido, es un pálpito”, admitía el favorito, que se proclamó “feliz” de que sus dos protagonistas, Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo, estén nominados porque han hecho “un trabajo en bloque”.

Más ambicioso se mostró Carlos Vermut, que tras conquistar una doble Concha Oro y Plata en el festival de San Sebastián con “Magical Girl”, aseguraba venir “con los colmillos sacados”.

“Quiero ganar, y los siete -a los que está nominado a ser posible”, dijo. El discurso, ya lo tiene preparado: “girará en torno al amor al cine y, sobre todo, a la importancia de la buena relación con el público”.

Eso sí, de elegir premio, se queda con sus actores: Bárbara Lennie y Luis Bermejo están nominados como protagonistas, José Sacristán como actor de reparto su segunda nominación a los Goya en su larga carrera- e Israel Elejalde como actor revelación.

Lennie, que también compite como actriz de reparto con “El Niño”, vestida con un traje chaqueta negro de escote vertiginoso, renegó de su condición de “favorita” y se unió a la tónica dominante de aplaudir a sus rivales protagonistas: Elena Anaya por “Todos están muertos”, Macarena Gómez por “Musarañas” y María León por “Marsella”.

“Me gusta porque somos todas muy diferentes y hacemos apuestas altas y particulares”, subrayó.

Más reivindicativa aún fue Macarena Gómez, espectacular con un vestido rojo corto de tul y transparencias: “Hay una renovación generacional, somos todas menores de 40 y eso lo que demuestra es que somos mejores que los hombres”, lanzó.

Y por si quedaba alguna duda, lo dejó clarísimo: “La calidad interpretativa de las mujeres, en general, es superior a la de los hombres”, dijo.

Mientras unos tenían claro ya su discurso para la noche del 7 febrero, otros, como Karra Elejalde, nominado a mejor actor de reparto por “Ocho apellidos vascos”, prefieren dejarlo a la improvisación.

“Es mejor no esperar nada, así no pierdes nada”, dijo el actor, contento porque el éxito de la comedia de Emilio Martínez Lázaro le ha dado más oportunidades de trabajar, pero apesadumbrado porque ahora todo el mundo le para constantemente por la calle por su papel de Koldo.

“He perdido calidad de vida, ya no puedo salir a tomar un whisky a un bar a las dos de la madrugada”, lamentó.

Frente a la ausencia de Antonio Banderas, que recogerá su Goya de Honor el mismo día de la gala, el más solicitado de la noche fue Dani Rovira, que además de presentar los premios, está nominado a mejor actor revelación.

“Quiero creer que no me pondré nervioso. Es como cuando vas a un examen, si te has preparado y has estudiado, no tienes por qué estar nervioso”.

Sobre el guión de la gala, Rovira adelantó que no habrá connotaciones políticas. “Vamos a hacer comedia, es una fiesta para nosotros”, señaló. Eso sí, matizó que, pese a que ha sido un año muy bueno para el cine.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí