Brasilia.-La Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tomó juramento de su cargo para un segundo periodo de 4 años.
Ha prometido hacer que la economía vuelva a crecer y extender los planes de ayuda social que han sacado a millones de brasileiros de la pobreza,

Rousseff, una economista que fue arrestada y torturada durante el gobierno militar en los años 1970, obtuvo la reelección en 2014 por un estrecho margen en la segunda vuelta de las elecciones.

Miles de sus simpatizantes asistieron a la ceremonia de toma de posesión en Brasilia.
Muchos vestían el color rojo del Partido de los Trabajadores (PT) que ha estado en el poder por 12 años.
Lea también: Tres peligros que acechan a Dilma Rousseff en su nuevo mandato.
Pacto contra corrupción
La presidenta brasileña asumió su segundo mandato con el anuncio de un ajuste económico y un pedido de defender a la petrolera estatal Petrobras de sus “enemigos externos”.

“Tenemos muchos motivos para preservar y defender a Petrobras de predadores internos y de sus enemigos externos”, dijo Rousseff sobre la empresa que está en medio de un escándalo de corrupción.

Al iniciar un nuevo período de gobierno de cuatro años, la mandataria propuso un “pacto nacional contra la corrupción”, que “debe ser extirpada”.

También dijo ser consciente de que “Brasil precisa volver a crecer” económicamente, pero advirtió que los primeros pasos para eso “pasan por el ajuste en las cuentas públicas”.

“Vamos a probar que se pueden hacer ajustes en la economía sin revocar derechos conquistados o traicionar nuestros compromisos sociales”, indicó.
Agregó que eso se llevará a cabo “con el menor sacrificio posible para la población, en especial para los más necesitados”.
Esa frase pareció destinada a calmar los temores sobre el impacto del ajuste, pero el hecho de que haya usado el término “sacrificio” también fue una señal de que vienen tiempos difíciles.
Apoyo parlamentario

Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), pidió apoyo al Congreso, donde muchos anticipan que tendrá problemas para conseguir una base estable de apoyo a su gobierno.

“Pido a los señores y las señoras parlamentarias que juntemos las manos en favor de Brasil”, señaló.
Además, colocó a la educación como su mayor prioridad y dijo que el lema de su gobierno será “Brasil, patria educadora”.

En materia de política exterior, indicó que mantendrá la prioridad en América Latina y el Caribe y definió a China, India, Rusia y Sudáfrica (el grupo BRICS) como “socios estratégicos globales”.

Pero consideró que también “es de gran relevancia” mejorar la relación con Estados Unidos, que durante su primer mandato sufrió con las revelaciones de espionaje de la CIA-NSA a Brasil y a la propia Rousseff.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí