Por Juan Taveras Hernández

Santo Domingo.

El día que nos acostumbremos a la muerte,

que la veamos pasar como si nada,

como una ola que va y viene meciéndose en la nada,

el día que la muerte nos provoque risa,

que la veamos como algo “natural”,

como parte de la vida misma,

aunque así sea.

El día que la muerte no nos cause dolor,

que no nos  mate de tristeza,

que no nos rompa el corazón.

que no nos abra el pecho en dos,

el día que no lloremos desconsoladamente

hasta hacer un río de sufrimiento,

ese día no tendrá sentido vivir.

ese día vivir será igual que morir.

Ese día dejaremos de ser,

seres humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.