Santo Domingo.- Clemente Lobato aseguró este martes que el reconocimiento social de la profesión docente y la inversión económica en el sector son dos puntos claves para garantizar una educación de calidad.

El profesor titular de la Universidad del País Vasco-España indicó que tanto en Corea y Finlandia como en otros países que están comenzando a despuntar en la calidad educativa destacan el reconocimiento social de los maestros, y que esta profesión es reconocida, admirada, valorada y económicamente bien remunerada, “un punto clave, no sólo para la República Dominicana, sino para todos los países que están implicados en este cambio”.

“Esto implica una exigencia de un proceso acreditativo de sus valores y de sus competencias. También la necesidad de una inversión económica, y la República Dominicana ha hecho una inversión económica en educación”, reconoció.

Como parte de un proceso institucional ante la necesidad de fortalecer la carrera docente, y especialmente la formación docente y técnica como requisito fundamental para la calidad educativa, el Ministerio de Educación (MINERD), a través de la Dirección General de Relaciones Internacionales, organizó la conferencia magistral con el doctor Lobato, así como su participación en dos talleres durante los días martes 3 y miércoles 4 de septiembre.

Al dictar la conferencia magistral “Claves para docentes de excelencia”, desde la práctica y la investigación, en un hotel de Santo Domingo, el experto planteó que a partir de las investigaciones y de las experiencias que se están realizando en los últimos diez años en todo el mundo, existes estrategias y ejes fundamentales de la formación de los maestros de primaria y secundaria, además de que es lo que está exigiendo un nivel de calidad educativa en su formación.

Lobato expuso en su conferencia algunos elementos claves que tanto en la formación inicial como en la continua del profesorado se llevan a cabo en las instancias formativas de países donde la educación tiene mejores resultados.

Citó dentro de esos elementos la necesidad de plantear una formación reflexiva centrada en la práctica docente de una manera inicial y a lo largo del proceso de desarrollo formativo; la necesidad de una “mentorización” o “tutorización” tanto en la formación inicial como continua del docente de los centros educativos.

Además, que exista un proceso de configuración de la construcción de la propia identidad docente; necesidad de formar docentes prácticos reflexivos y la autobiografía docente a través de un cuaderno de bitácora, un diario o un portafolio donde vayan narrando reflexivamente esa construcción identitaria en torno a su práctica.

“El maestro comprometido con su trabajo docente, implicado en procesos de innovación, manifiesta una construcción identitaria fuerte, mientras que aquellos ordinariamente alejados de un compromiso docente, de una innovación tradicional y repetitivos no se sienten profesores y profesoras”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.