Bogotá.- Con 4 años, el Teatro Julio Mario Santo Domingo de Bogotá es uno de los mejores de Latinoamérica gracias a un modelo de financiación que garantiza recursos a largo plazo, una programación de excelencia e inclusión social.

El artífice es Ramiro Osorio, quien ha sido actor, director de escena, cofundador del Festival de Teatro de Bogotá, el primer ministro de Cultura de Colombia, responsable de Cultura de la Secretaria General Iberoamericana y director de festivales de México

“Este proyecto es resultado de un esfuerzo entre la Alcaldía de Bogotá y la familia Santo Domingo”, muy poderosa en términos empresariales en Colombia.

El ya fallecido Julio Mario Santo Domingo cedió el terreno donde hoy se levanta el edificio del arquitecto Daniel Bermúdez que alberga una sala de teatro con un aforo de 1.300 espectadores y otra más pequeña para propuestas experimentales, además de otras instalaciones como una biblioteca pública con 35.000 volúmenes.

La novedad está en el modo de financiación: “es la primera experiencia en Colombia de un modelo público-privado, el modelo es 33-33-33”, expresó Osorio.

Un 33 % lo aporta la Alcaldía y los Santo Domingo, otro proviene de la taquilla y del alquiler de las salas y el restante 33 % de empresas y cooperación internacional.

Entre los patrocinadores están la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), los Gobiernos francés, ruso y australiano, y las empresas Energía de Bogotá, Bancolombia y Sura.

“Nos hemos propuesto ser una institución de excelencia, convertirnos en el mejor teatro de América Latina con un modelo que permita sostenibilidad en el largo plazo”, argumentó Osorio.

En su primer año obtuvo recursos por 3 millones de dólares  y para 2014 el presupuesto es de 11 millones de dólares.

Sólo en lo que va de año el teatro ha recibido 895.000 dólares por alquiler de salas, mientras que los ingresos por venta de entradas se mantienen en unos 1,57 millones de dólares.

Desde su inauguración el 26 de mayo de 2010, ha recibido a medio millón de espectadores que han disfrutado de grandes puestas en escena, desde el Beijing Dance Theater hasta las óperas Carmen de Bizet y Ainadamar.

Entre los muchos artistas que han actuado en este teatro están el uruguayo Jorge Drexler o la diva estadounidense del jazz Bettye LaVette.

Osorio ha apostado además por crear adeptos a la música clásica de todas las edades y clases sociales. En 2013, el festival “Bogotá es Beethoven” vendió 39.800 entradas para sus 56 conciertos y en 2015 le tocará el turno a “Somos Mozart”, con 67 presentaciones.

El Teatro Mayor se preocupa de que la cultura llegue a un público amplio, mediante subvenciones de las entradas y la televisación de parte de sis actividades.

En esta línea, Osorio ha puesto en marcha el programa “100.000 niños al Mayor”, financiado por la OEI, para que los alumnos de colegios públicos puedan asistir al teatro de forma gratuita.

Para Osorio, hay que apostar a los “nuevos públicos” y “diseñar un mapa de la cultura contemporánea abierto a todos los géneros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.