Puerto Príncipe,(EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró anoche en la capital haitiana “preocupado” porque aún haya “cierto desacuerdo” entre los poderes Ejecutivo y Legislativo de cara a las elecciones que se celebrarán en octubre de este año, aunque trasladó su confianza en que éste se solucionará.

Los poderes Ejecutivo y Legislativo haitianos mantienen sus diferencias sobre la conformación del Consejo Electoral Provisional, encargado de organizar las elecciones legislativas y locales parciales, así como diferendos sobre la ley electoral.

El secretario general de la ONU se mostró seguro de que bajo el liderazgo del presidente haitiano Michel Martelly se resolverá el desacuerdo entre Ejecutivo y Legislativo, y las elecciones se llevarán a cabo “de manera inclusiva, creíble y democrática”.

Ban ki-moon se manifestó así en declaraciones a la prensa, tras reunirse con el presidente haitiano Michel Martelly, en el marco de una visita oficial de dos días al país caribeño, en la que le acompaña su esposa Yoo Soon-taek, y en la que también se entrevistó con el primer ministro, Laurent Lamothe.

El diplomático instó a todos los líderes políticos haitianos a trabajar por la celebración de “elecciones justas, creíbles y transparentes este año”, y dijo que la estabilidad política es un “prerrequisito clave” para continuar por la senda del progreso.

Ban también apuntó que la celebración de elecciones inclusivas este año es esencial para la continuidad del Parlamento en 2015, y para la consolidación de la democracia y el Estado de derecho.

Asimismo, recordó que la organización internacional está reconfigurando la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah), y reduciendo la presencia uniformada significativamente.

En este sentido, el diplomático aseguró que la ONU “sigue firmemente comprometida al desarrollo a largo plazo de Haití. Hemos tomado nota de la posición del Gobierno y haremos una valoración estratégica cuidadosa sobre este asunto”.

Por otro lado, Ban ki-moon se mostró hoy muy contento porque bajo el liderazgo del presidente Michel Martelly, el número de nuevos casos de cólera en Haití ha sido el más bajo en los últimos meses, lo que a su juicio es un “logro extraordinario”.

Al abordar el asunto del cólera dijo que “no es tiempo de fatiga para donar”, y que Haití sigue necesitando la asistencia de la comunidad internacional para consolidar los logros de estabilización y desarrollo alcanzados hasta el momento.

“Hago un llamamiento a la comunidad de donantes a seguir trabajando en este sentido con el Gobierno. Las Naciones Unidas seguirán acompañando al Gobierno y al pueblo de Haití a lo largo en este viaje”, afirmó.

Haití y la ONU han puesto en marcha una comisión mixta para combatir la enfermedad, que reapareció en el país caribeño en octubre de 2010 y que desde entonces ha causado la muerte a más de 8.000 personas, según cifras oficiales.

Numerosos afectados por la epidemia han demandado a Naciones Unidas como supuesto responsable del brote, que según dicen se habría originado por el vertido en un río de residuos fecales del contingente nepalí de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

Tras concluir hoy su visita a Haití, Ban se entrevistará en la República Dominicana con el presidente Danilo Medina para fortalecer la labor de la organización en el país y debatir temas de interés relacionados con la agenda del 2015 de la ONU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí