Brasil.- El tenor Plácido Domingo regresó a Río de Janeiro y, arrancó de nuevo los aplausos del público con la interpretación de un repertorio variado y selecto, después de 20 años de ausencia.

En un tributo al país que volvió a acogerlo con un teatro lleno después de tanto tiempo, el tenor no pudo brillar solo y se rodeó de algunos talentos de la música, como la cantante Paula Fernandes, la Orquesta Sinfónica Brasileira y el Coro Ópera Brasil, para brindar un espectáculo mayúsculo a la audiencia reunida en el teatro HSBC Arena de Río.

También acompañado como en otras ocasiones por la soprano puertorriqueña Ana María Martínez y el director de orquesta estadounidense Eugene Kohn, conquistó a un auditorio que lo añoraba con una combinación de ópera.

Desde Rachmaninov hasta la música brasileira, sin olvidar el folclore oriental, el asiático consiguió una ardorosa acogida de todo cuanto salía de sus manos.

Plácido Domingo y Ana María Martínez regalaron al público espectaculares dúos cargados por igual de fuerza y elegancia, que hicieron estremecer a los presentes y que fueron algunos de los momentos estelares de la noche.

Lejos de amilanarse ante el desafío de interpretar composiciones brasileiaas ante el público, el tenor se creció en el escenario como acostumbra y, bizarro, encaró el lance de forma sublime.

No faltó en el repertorio del artista su particular versión de la famosa “Garota de Ipanema”, que cantó en un delicado dúo con Paula Fernandes.

Como si de un prestidigitador se tratase,  guardó para el final un as en la manga que le permitió terminar de encender al público, una grandiosa interpretación de “Cidade maravilhosa”, en tributo a Río.

El broche final a un espectáculo incomparable lo puso el tenor con una presentación gloriosa de “Granada”, de Agustín Lara, que acabó de encumbrarlo ante un público extasiado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí