Santo Domingo,  (EFE).- El Senado dominicano aprobó hoy en dos lectores consecutivas el proyecto de ley que establece un régimen especial para personas nacidas en el país inscritas irregularmente en el registro civil y sobre naturalización, que atañe, principalmente, a decenas de miles haitianos indocumentados.

Los 26 senadores presentes en la sesión aprobaron la pieza a unanimidad, con lo cual la iniciativa pasa a manos del Poder Ejecutivo para su promulgación, y desde donde fue remitida al Parlamento (bicameral) a través de la Cámara de Diputados, que también le dio un trato de urgencia al proyecto.

La virtual ley propone dos métodos para que los nacidos en el territorio nacional de padres extranjeros ilegales y que fueron asentados de manera irregular en el registro civil, puedan adquirir la nacionalidad.

El primero de estos requisitos es asentándose en el registro de hijos de extranjeros nacidos en la República Dominicana y el segundo, a través de la naturalización.

De esta manera, se procura establecer un régimen especial en beneficio de hijos de padres y madres extranjeros no residentes nacidos en el territorio nacional en el período comprendido entre el 16 de junio de 1929 al 18 de abril de 2007, inscritos en los libros del registro civil.

Establece el registro de hijos de padres extranjeros en situación irregular nacidos en la República Dominicana y que no figuran inscritos en el registro civil.

Cuando el presidente dominicano, Danilo Medina, envió el proyecto al Parlamento, expuso que la pieza fue fruto de un amplio proceso de consultas y búsqueda de consensos con los diversos sectores de la sociedad, y que se inspiró en principios fundamentales sobre los que se erige el Estado, como son la dignidad humana, la libertad, la igualdad, el imperio de la ley, la justicia, la solidaridad y la convivencia fraterna.

Enfatizó, en esa oportunidad, que la iniciativa se sustenta en el ejercicio soberano de los órganos democráticos del Estado, en el interés nacional y en completa observancia de las sentencias del Tribunal Constitucional y del ordenamiento jurídico dominicano.

“La realidad que enfrentamos en la República Dominicana, desde hace décadas, arrastra carencias en materia de registro, documentación e identificación, tanto de nacionales como de extranjeros”, dijo el gobernante en una comunicación enviada al Congreso Nacional.

La puesta en vigencia de esa ley de naturalización y regulación de los extranjeros en República Dominicana, supone beneficiaría a miles de ciudadanos haitianos y sus descendientes residentes de manera irregular en el país, lo que abriría el camino para una solución definitiva a un problema migratorio de más de siete décadas.

El proceso que hoy resulta en esta virtual ley de naturalización, inició en septiembre del año pasado cuando el Tribunal Constitucional dominicano emitió la sentencia 168, que define los parámetros para acceder a la nacionalidad y que desató encendidos debates en el país y la condena de varios gobiernos y organismos internacionales.

Sin embargo, a raíz de todo ese escarceo, la República Dominicana y Haití, que comparten la isla caribeña conocida antiguamente como “La Española”, iniciaron un proceso de diálogo al más alto nivel que ha logrado la firma de varios acuerdos en materia turística, comercio, aduanas, seguridad, medio ambiente y salud, entre otros.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí