Las Autoridades informan que 20 personas murieron como consecuencia de las severas inundaciones registradas en Bosnia y Serbia: las peores desde que se comenzaron a guardar los récords hace 120 años.

Localidades enteras han sido evacuadas y miles de personas han sido obligadas a abandonar sus hogares debido a que la región ha recibido el equivalente a 3 meses de lluvia en solo 3 días.

Cientos de casas han quedado enterradas debido a los deslizamientos de tierra.
Las autoridades advierten que las inundaciones amenazan con perturbar las minas terrestres que fueron colocadas en la zona hace dos décadas.

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, destacó que la principal preocupación era proteger la planta de energía Nikola Tesla, cerca de Belgrado, que suministra electricidad a la mayor parte del país.
Miles de voluntarios han acudido a la zona para ayudar a construir las defensas contra inundaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí