México, (EFE).- Diego Quemada-Díez hace cintas porque cree que van a servir para cambiar las cosas y, aunque no es responsable de las acciones de los líderes mundiales, está convencido de que si se atreven a ver “La jaula de oro”, esta tocará sus corazones sobre el problema de la migración.

“Hago películas porque creo que van a servir de algo, pero no soy responsable de lo que vayan a hacer los líderes después de ver la película, pero de que les va a tocar el corazoncito y les va a provocar reflexión, estamos seguros”, dijo el cineasta español en una entrevista con Efe.

Si después “ellos deciden actuar o no” eso ya “es una cuestión suya y de su conciencia”, apuntó.

Después de casi un año recorriendo más de 40 festivales alrededor del mundo, la película llega a las salas mexicanas este jueves para tratar de conquistar el premio que el cineasta más desea, el público.

Y lo hace con una historia dura, la del viaje de Sara, Juan y Chauk, unos adolescentes que, hartos de la falta de oportunidades en sus lugares de origen (Guatemala y el sur de México), deciden emprender un viaje hacia Estados Unidos en el tren conocido como “La Bestia”.

En el camino se encuentran con muchos de los problemas que pasan los miles de migrantes centroamericanos que deciden cruzar México, como la extorsión del crimen organizado y la persecución de las autoridades migratorias, muchas veces coludidas con los delincuentes.

“La cinta esta impactando en todo el mundo la percepción de los migrantes, está dando un rostro a todas esas noticias anónimas que suceden todos los días y en este sentido está ya teniendo un efecto importante”, dijo el cineasta, que comenzó a escribir esta historia hace diez años, cuando una casualidad lo llevó a vivir un tiempo junto a las vías del tren.

Ahí comenzó a recopilar testimonios de centenares de migrantes que lo llevaron a la construcción de la historia, muchos de los cuales tenían algo en común: le pidieron a Quemada-Díez que contara lo que habían pasado.

Sobre todo “porque muchos migrantes decían, si yo hubiera sabido hubiera hecho el viaje de otra manera o no lo hubiera hecho”, comentó.

El cineasta español aclaró que no están “diciendo a los migrantes que no emigren, sino simplemente que tengan una decisión más consciente”.

Que sepan que lo que se van a encontrar puede ser similar a lo que sufren estos tres adolescentes, que no eran actores y a los que Quemada-Díez halló tras una ardua búsqueda en las zonas marginales de Guatemala y en las comunidades indígenas de Chiapas, en el sur de México.

Porque la cinta busca también acabar con el mito del sueño americano que, como dice su título, es una jaula de oro, ya que “la realidad es que hay una situación muy cercana a la esclavitud en este momento en Estados Unidos”.

“Es un poco dejar caer el velo y mostrar la realidad de la comunidad migrante indocumentada mexicana, centroamericana y latinoamericana en Estados Unidos, que vive abusos, racismo, deportaciones, miedo, que vive sin derechos”, señaló.

Además, “mostrar la gran hipocresía del vecino del norte y de Europa del norte, que por un lado provoca directamente con sus políticas económicas la migración y por otro se concentra en la represión”.

Quemada-Díez habló con Efe tras la presentación de la cinta en la capital mexicana, donde estuvieron los productores, así como los tres jóvenes protagonistas, Brandón López, Karen Martínez y Carlos Chajon.

Los actores, emocionados, contaron los problemas a los que se enfrentan los jóvenes en sus lugares de origen y la falta de oportunidades que los lleva a querer irse.

También estuvo presente el padre mexicano Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos de los migrantes y director de uno de los albergues que les ayuda con los problemas en el camino.

Solalinde, quien aparece en la cinta, alertó sobre el agravamiento de la “tragedia humanitaria” en los últimos meses, ya que a los migrantes se les ha prohibido subir al tren y tienen ahora que ir a pie, por lo que los riesgos en el trayecto aumentan.

Parte de los beneficios que se obtengan en las taquillas mexicanas serán donados para varios proyectos dirigidos a ayudar a migrantes. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí