Santo Domingo,  (EFE).- Ocho personas a las que las autoridades asegura haber ocupado miles de celulares en sus tiendas, fueron enviadas a prisión por tres meses como medida de coerción, informó hoy el Ministerio Público.

La medida fue impuesta por el Tribunal de Atención Permanente del Distrito Nacional contra Ramón Emerson Morillo, José Osvaldo Reynoso Campos, Papucho Joel Andújar Mella, y Jose Miguel Arache Batista, así como contra Ney Andújar Mella, Robin De Jesus Mirelys Cruz (alias El Globo), Ramón Antonio Pinales, y un menor de edad cuyo nombre se omite por razones legales.

A Nellys Patricia Andújar Mella, única mujer de grupo, les fueron impuestas como medida coercitivas una garantía económica de 1 millón de pesos, presentación periódica e impedimento de salida del país, mientras que a los también involucrados, Juan José Acosta Peralta y Darlyn Martin Tejada Batista, les impusieron presentación periódica e impedimento de salida.

Los procesados son propietarios de tiendas de celulares, mensajeros, vendedores y técnicos.

Durante el desarrollo de la audiencia el Ministerio Público estuvo representado por el magistrado John Henry Reynoso, titular de la Procuraduría Especializada contra Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, y el procurador fiscal adscrito a ese organismo, Manuel Randolfo Acosta Castillo.

La pasada semana el organismo especializado de la Procuraduría en coordinación con el Departamento de Investigaciones de Crímenes de Alta Tecnología (DICAT) de la Policía Nacional, realizaron allanamientos en tiendas de celulares ubicadas en los sectores Villa Francisca y Capotillo, así como en la avenida Duarte del Distrito Nacional, en donde se incautaron miles de teléfonos móviles, así como computadoras, equipos especiales para desbloquear y vehículos de motor, entre otros.

Los allanamientos se realizaron luego de labores de inteligencia realizadas en forma conjunta por parte del Ministerio Público y la Policía, en las cuales se detectó una modalidad de delito que hasta el momento no se había registrado en el país, en torno a los denominados teléfonos inteligentes, de las cuales se recibieron una gran cantidad de denuncias.

Dicha modalidad consiste en la eliminación del IMEI (Identidad Internacional de Equipo Móvil), el cual es un código único pregrabado en los teléfonos móviles GSM que identifica al aparato a nivel mundial, y es transmitido a la red al conectarse a esta, y que los imputados, alegadamente lograban vulnerar colocándoles otro código a los equipos, lo que dificultaba la localización de los aparatos robados.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí