Roma Ciudad  del Vaticano.-El papa Francisco celebró la misa del Domingo de Ramos en las escalinatas de la Plaza de San Pedro frente a decenas de miles de feligreses romanos, turistas y peregrinos.
El Papa y los feligreses enarbolaron las tradicionales ramas de olivos y palmas. Francisco vistió de rojo, símbolo de la sangre vertida por el Cristo crucificado.

La jornada marca el inicio de la Semana Santa de los católicos que culmina el próximo Domingo de Pascua.
El Viernes Santo, el pontífice oficiará la misa de la Pasión y recorrerá la tradicional procesión del Vía Crucis en el Coliseo de Roma.

El Papa Francisco inició esta mañana la celebración de la misa del Domingo de Ramos ante una multitud que se congregó en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El pontífice bendijo las palmas, que recuerdan el ingreso de Jesús en Jerusalén y recibido allí como un rey, poco antes de ser crucificado. Con una palma pequeña en la mano emprendió una procesión hasta el atrio de la Basílica de San Pedro.

En su mano izquierda llevaba un báculo de madera hecho por presos de una cárcel de la localidad italiana de Sanremo, regalado por la Región de La Pulla.

Una vez llegado al atrio, acompañado por una larga fila compuesta por obispos y cardenales, también revestidos de color rojo, Jorge Mario Bergoglio pasó a llenar de incienso el altar antes de introducir la celebración con la señal de la cruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí