Santiago de Chile.-Una red de adopción ilegal, en la que estarían involucrados ginecólogos y un sacerdote fue denunciada.

En un reportaje del Centro de Investigación Periodística CIPER Chile se relatan dos casos de mujeres que parieron en las décadas de 1970 y 1980 y cuyas hijas “nacieron muertas” según la versión oficial entregada a las madres. Sin embargo, fueron dadas en adopción.

Los casos serían parte de una práctica generalizada impulsada por el sacerdote Gerardo Joannon, según la investigación de CIPER. Las jóvenes, generalmente pertenecientes a familias acomodadas, eran madres solteras a las que se les dijo que sus bebés habían muerto al nacer.

“Yo les hacía el contacto a las familias con el doctor . Yo nunca le pedí a una persona que regalara su bebé. En eso yo no me metía”, aseguró el sacerdote.

La Congregación de los Sagrados Corazones, a la que pertenece el religioso, dijo estar “conmovida” por los antecedentes. “Aquí se ha cometido una injusticia, aquí se han vulnerado varios derechos”, aseguró Álex Vigueras, superior provincial de la congregación a través de un comunicado.

“Como gobierno provincial estamos solicitando las asesorías necesarias para dilucidar cuáles deben ser los pasos a dar, para indagar más en profundidad lo sucedido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí