Viena.- Con 140 personajes encarnados en escenarios del mundo durante más de 50 años de carrera, el tenor  Plácido Domingo sigue descubriendo papeles y mantiene las ganas de cantar, como demostró en el exitoso estreno de “I due Foscari”, de Verdi, en el Theater an der Wien.

En esta obra, entre las menos conocidas del compositor italiano,se puso en la piel del doge de Venecia, Franceso Foscari, en una nueva prueba de su capacidad también como barítono.

Una capacidad que fue respondida con una salva de aplausos tras cada una de sus intervenciones y que, al finalizar la función, el público que abarrotaba el teatro vienés agradeció con una ovación de media hora dirigida especialmente a él.

Domingo bordó un personaje intenso, lleno de sufrimiento y rasgado entre su obligación como príncipe y su amor como padre.

“La música más bella de Verdi es algo que se refiere a los hijos. Él perdió a los hijos muy jóvenes, y a la mujer”, confió  que  la representación, y explicó que de ese sufrimiento surge lo mejor del compositor italiano.

“Cuando terminas una ópera como esta, si me fuera del escenario al camerino, me quedaría dormido agotado, lo que pasa es que te despierta el público, la firma de autógrafos”, explicó al destacar lo exigente de interpretar a Franceso Foscari.

El tenor y director lamentó que “la gente no conoce la obra” y recordó que ni siquiera en Viena se había representado nunca, y explicó que eso se debe a la dificultad que entraña.

Este montaje de “I due Foscari” es una coproducción entre el escenario vienés, la Ópera de Los Ángeles, la Royal Opera House de Londres.

En la ciudad estadounidense se representó en 2012 y en Valencia el pasado año. Tras las cinco funciones en Viena, cerrará la gira en Londres.

“Pensé que con la crisis que hay era bueno que cuatro teatros estuvieran involucrados en una obra y además evitar que coincidieran producciones. Creo que es algo que es muy bonito y es algo que se debe hacer”, defendió.

“I due Foscari” cuenta la historia de Franceso, “doge” o príncipe de Venecia, de su hijo Jacopo, y de su nuera Lucrezia, envueltos en una trama de poder, corrupción y de conflicto entre el deber y la familia.

Sobre su capacidad de seguir cantando, y triunfando, Domingo reveló que el secreto es que intenta “cantar con el corazón”.efe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.