Por Juan Cruz Triffolio
Sociólogo – Comunicador Dominicano
[email protected]
Santo Domingo. No es más que un hasta luego, Songo del alma…!!
Te ha tocado el turno de la partida a la morada eterna.

El Divino Creador así lo quiso y como hijo agradecido, sin ocultar tu sonrisa de siempre y la humildad que proyectaste, hoy te encaminas al ineludible encuentro.

Pero la sublimidad de tu exquisita voz continuará envolviéndonos a ritmo del bolero, merengue y son, como emblema de talento envidiable que eleva el verdadero orgullo nacional.

No hay espacio para la congoja y la tristeza ante la partida de un ser humano que nació, vivió y continuará incitando a irradiar y compartir la alegría, en un país donde a pesar de los pesares, se puede.

Eres una auténtica reserva musical cuya sonoridad impone evocar la versatilidad de tu creatividad, el contagio danzarino de tus composiciones y la apasionante lírica que empina y enaltece el alma humana.

Francis, El Songo por y para siempre, cómo olvidar tu romanticismo.

Tu amistad sincera y ejemplarizante.

Inadmisible sería ignorar cuántas facetas y ocurrencias fuiste capaz de adoptar en ánimo de compartir sin límites en las incontables tertulias donde la risa, la carcajada y el sano esparcimiento de los contertulios se hacía un imperativo.

Cómo olvidar el matiz y la picardía que imprimiste a tus narraciones, cuentos y chistes en aquellos encuentros donde brotaba la camaradería y la grandeza de los corazones nobles.

Ha llegado la hora de la inexorable partida pero nunca del olvido.

Francis, allá como acá, continuarás junto a los tuyos, con quienes tendrás el honor y la gloria de compartir en un espacio privilegiado junto al Todopoderoso.

Tu vida y tu ejemplo como ciudadano y artista te hacen merecedor de un envidiable lugar en el olimpo de los gigantes para descansar en paz sin dejar de ser faro de alegría.

Francis, El Songo hermano querido, no te extrañaremos porque, sinceramente, siempre estará entre nosotros.

Y que conste, no dejaste espacio vacío, porque tu nuevo andar por los senderos del Gran Creador, sólo implica un hasta luego.

Songo, vete en paz, que Papá Dios, bondadoso, justiciero y con sus hijos generoso, te admira y protege..!!

Eso sí, Francis, recompénsalo con tu sublime voz y tu contagioso Son de la Felicidad..!!

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.