Puerto Príncipe.- Haití ya era el país más pobre de América antes del terremoto que sacudió a la nación el 12 de enero de 2010 y 4 años después sigue siéndolo, pero con el mérito de haber logrado avances en su reconstrucción y recuperación de una de las mayores catástrofes de su historia reciente.

El Gobierno decretó la fecha del 12 de enero “jornada de conmemoración y reflexión”, la bandera nacional ha ondeado hoy a media asta, muchos locales de ocio permanecen cerrados y todos los medios de comunicación difunden hoy contenidos acordes a las conmemoraciones.

El presidente haitiano, Michel Martelly, fue acompañado, esta mañana, por la primera dama a colocar una ofrenda floral en la localidad de Saint-Christophe, donde fueron enterradas en una fosa común numerosas víctimas.

Asimismo, una ceremonia ecuménica tendrá lugar esta tarde.

Por su parte, el presidente del Senado, Dieuseul Simon Desras, lanzó un mensaje de compromiso para los haitianos en el que expresó que cuatro años después del sismo siguen con “sentimientos de profunda inquietud, no sólo con respecto a la capacidad de las instituciones públicas a responder a las demandas sociales, sino también por nuestro verdadero compromiso en la política de reconstrucción del país”.

El primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, también se manifestó la semana pasada y aseguró a la prensa que van “a pisar el acelerador” para impulsar los principales proyectos.

Asimismo aseguró que la reconstrucción de la capital “requerirá la creación de un nuevo centro de la ciudad y la creación de un centro administrativo”.

En la actualidad tanto la catedral como el Palacio Presidencial no se han reconstruido y continúan en ruinas.

Los esfuerzos del Gobierno se centran en programas sociales dedicados a “reducir la miseria y la vulnerabilidad” de su pueblo, así lo explicó el ministro haitiano de Obras Publicas, Transporte y Comunicaciones, Jacques Rosseau.

Jacques, además, recalcó en sus declaraciones que “la educación es prioridad” en la acción de Gobierno, como medio para luchar contra la pobreza y alcanzar el desarrollo económico sostenido.

Pese a los avances logrados con el apoyo de la ayuda humanitaria internacional, persisten daños y problemas, y queda mucho por hacer, el 90 por ciento de haitianos ha logrado volver a su lugar de origen tras el terremoto, pero aún quedan más de 146.000 desplazados que siguen en los campos improvisados en situación de alta vulnerabilidad, donde viven en la pobreza extrema y subsistiendo en tiendas de campaña hechas para durar seis meses.

Se ha removido de las calles de Puerto Príncipe más del 80 por ciento de los diez millones de metros cúbicos de escombros generados por el terremoto, según los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que además cifra en un millón y medio los que se han reciclado.

La magnitud de los daños y las pérdidas, tras el terremoto que asoló el país un día como hoy, se calcula en aproximadamente 7.000 millones de dólares.

Por ello, la acción del Ministerio de Obras Publicas, Transporte y Comunicaciones es una de las más importantes y significativas para el país.

En este sentido, Rooseau indicó que el reto que tienen por delante en su Ministerio con proyectos como los dos aeropuertos internacionales en Les Cayes (tercera cuidad del país) y el de Lle-à-Vaches.

Además, se está realizando la rehabilitación de más de 800 kilómetros de rutas urbanas e interurbanas a través de los diez departamentos y la construcción de 22 puentes (ocho en el departamento del Gran Sur, seis en el departamento del Gran Norte, y otros ocho en el Departamento del Oeste), sobre los que aseguró que “la mayoría serán inaugurados en el año 2014”.

El ministro de Obras Públicas también habló de reparaciones que están llevando a cabo como: la rehabilitación y extensión de 100 kilómetros de red de agua potable a través el país; alimentación y extensión de 150 kilómetros de red eléctrica; y el mantenimiento de la presa Péligre, entre otros proyectos.

El ministro de Obras Públicas en declaraciones apuntó a la agricultura como el sector clave para reducir la dependencia y las importaciones, y crear trabajos y riqueza.

Sin embargo, uno de los principales inconvenientes para la recuperación de Haití es la alta incidencia de fenómenos naturales en el país, que mantienen a la isla caribeña en alerta ante el riesgo de desastres.

Durante estos cuatro años, después del terremoto, Haití ha sufrido los efectos de la tormenta tropical Isaac y del huracán Sandy, que de nuevo destrozaron hogares, el tendido eléctrico cosechas, ganado y campos de cultivo, entre otros.efe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.