Santo Domingo, (EFE).- República Dominicana y Haití concluyeron hoy una larga reunión de alto nivel en la trataron temas de interés mutuo y en la que el último de estos países reconoció el derecho de su vecino de aplicar las leyes migratorias que considere convenientes, punto de conflicto en las relaciones bilaterales.

El ministro de la Presidencia dominicano, Gustavo Montalvo, y el primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, leyeron un documento de tres páginas que recoge el diálogo “histórico y franco” que sostuvieron ambas naciones en la localidad haitiana de Ouanaminthe (noreste), frente a la ciudad dominicana de Dajabón (noroeste).

Lamothe reconoció el derecho que tiene República Dominicana para determinar su política migratoria y aplicar las reglas que estime necesarias en cuanto a otorgar la nacionalidad, pero solicitó a su fronterizo vecino tomar “medidas concretas” para salvaguardar los derechos básicos de los miles de ciudadanos de origen haitiano, la mayoría indocumentados, que residen en el lado dominicano.

Montalvo respondió que su país avanzará en las próximas en la legislación adicional que completará un plan nacional de regularización de extranjeros que aplica el Gobierno dominicano desde finales del año pasado.

El tema migratorio ha sido el detonante de una seria crisis entre los dos países, a raíz de una sentencia dictada por el Tribunal Constitucional dominicano que define los parámetros para acceder a la nacionalidad y que Haití ha denunciado como una medida para convertir en apátridas a miles de ciudadanos haitianos que residen en República Dominicana.

El Gobierno dominicano ha rechazado la postura haitiana y defendido la sentencia inapelable del tribunal. Luego de meses de acusaciones y contra acusaciones, ambos países acordaron reunirse hoy bajo el auspicio de Venezuela, Naciones Unidas, el Caricom y la Unión Europea, cuyos representantes hacen de observadores.

“Buena parte de la reunión se dedicó al tema migratorio. Ambos países coincidieron en señalar que el diálogo se desarrolló en un tono de serenidad y respeto mutuo, franco, constructivo y esclarecedor”, afirmó el ministro Montalvo, tras concluir el encuentro de casi siete horas.

Lamothe, por su parte, dijo que su Gobierno solicitó a su homólogo dominicano revisar la medida que obliga a los estudiantes haitianos de universidades locales, a obtener visado cada tres meses.

También, se comprometió a dotar de pasaportes a trabajadores temporeros haitianos, para que puedan realizar sus faenas en territorio dominicano durante el tiempo para el que fueren contratados.

Ambos países, que volverán a reunirse el 3 de febrero próximo en suelo dominicano, también trataron hoy temas de comercio, aduanas y seguridad.

En ese sentido, acordaron trabajar para lograr condiciones fronterizas “efectivas, armoniosas y ordenadas”, principalmente para regular la celebración de los mercados bilaterales y combatir el narcotráfico, la delincuencia y el crimen organizado a ambos lados de la frontera.

República Dominicana dijo que brindará una “total colaboración” a Haití en materia aduanera, mientras que se trabajará para permitir el acceso, “sin demora”, de productos de ambos países a los mercados bilaterales, lo que presagia un eventual levantamiento haitiano a la veda de carnes y plásticos dominicanos.

Montalvo y Lamothe agradecieron la presencia de los observadores internacionales, entre los que se encontraba el expresidente panameño Martín Torrijos, y anunciaron que en los próximos encuentros éstos aportarían recomendaciones a los puntos en discusión, dada sus experiencias.

La reunión concluyó con un apretón de manos de ambos funcionarios, quienes posaron sonrientes ante periodistas haitianos y dominicanos.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.