El presidente Danilo Medina, acompañado de la Primera Dama, Cándida Montilla de Medina, encabezó  la Misa por la Paz e inicio del Año Nuevo, celebrada en la Catedral de Santo Domingo.

El servicio religioso, que debió ser celebrada por Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, fue pronunciado por el padre Nelson Clark, Párroco de la Catedral, quien fue portavoz de una excusa del Arzobispo de Santo Domingo, por no estar presente en la Eucaristía por estar aquejado de salud.

El Cardenal envió sus saludos de Año Nuevo al presidente de la República y a la Primera Dama. Medina, quien llegó a la Catedral a las 11:58 minutos, dos minutos antes de iniciar el servicio religioso, estuvo acompañado, además de su esposa, del ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez; del viceministro de Asuntos Técnicos y Pedagógicos de Educación, Luis Matos; de la vicecanciller Sara Güemez; del jefe del Cuerpo de Ayudantes Militares, mayor general Adán Cáceres; de su asistente Carlos Pared Pérez y Director General de Ética e Integridad Gubernamental.

Del cuerpo diplomático acreditado en el país estaban presentes los embajadores Thadeus Okolo, Nuncio Apostólico de Su Santidad, el Papa Francisco, y los embajadores de Qatar, Khamis Alsahouti; el de El Salvador, Carlos Calles; de Belice, Eduardo Lama, quien además es el vice decano del Cuerpo Diplomático y el de China (Taiwán), Tomás Ping –Fu Hou.

Es la segunda misa por la Paz y de Año Nuevo a la que asiste el presidente Medina desde su ascenso al poder el 16 de agosto de 2012.

El padre Tomás Clark leyó un mensaje del Papa Francisco con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, en el que el Sumo Pontífice asegura que la familia, la solidaridad y la fraternidad son los fundamentos para crear la paz.

Sobre la solidaridad, el Papa sostiene que este es un bien indivisible que pertenece a todos y significa el desarrollo, en cuanto que la fraternidad hace a los humanos vivir en armonía y sin rencores.

Al término del acto religioso, el presidente Medina saludó a la concurrencia, acción que le tomó varios minutos para llegar a su vehículo.

Los feligreses devolvían el saludo presidencial con muestras de simpatía y de apoyo a las ejecutorias del jefe del Estado.

Hombres y mujeres jóvenes, damas y caballeros entrados en edad saludaban efusivamente al presidente Medina, a quien abrazaban y besaban y le daban fuertes apretones de mano y palmadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.