ROMA/Ciudad del Vaticana.-En su tradicional oración de fin de año, el papa Francisco pidió al mundo no dejar que la belleza cegara a la presencia de desamparados, refugiados y desempleados viviendo en su entorno.
Roma es una ciudad llena de turistas pero también de refugiados”, dijo el Pontífice. “En ella hay tantas personas marcadas por la miseria material y moral, personas pobres, miserables, sufridoras”.
Francisco recalcó que, al entrar el año nuevo, se debería reflexionar y preguntar si 2013 lo utilizamos para avanzar nuestros propios intereses o para ayudar a otros. El Obispo de Roma después visitó el tradicional pesebre en la Plaza de San Pedro e intercambió saludos con los fieles congregados allí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.