Ginebra /Suiza.- La ONU solicitó a sus donantes 169 millones de dólares para poder prestar ayuda humanitaria durante el próximo año a unas 817.000 personas en Haití, que todavía padecen las consecuencias del terremoto que asoló la isla en 2010. Desde el desastre, el 85 % de la población desplazada ha abandonado los campos, pero todavía unas 145.000 vivirán en esos asentamientos durante 2014, indicó en Ginebra el representante adjunto de la ONU para Haití, Peter de Clercq.

“Son sobre todo mujeres y niños, para los que no hay alternativas, no tienen donde ir. Viven en tiendas de campaña y comparten una letrina entre cincuenta personas”, ilustró.

Mucha de esta gente que reside todavía en campos, vive bajo el riesgo de ser desalojados, ya que, según explicó De Clercq, muchos de estos asentamientos se ubican en propiedades privadas.Uno de los mayores problemas de estos campos es la falta de acceso a agua y saneamiento, situación que propició y agravó la epidemia de cólera que saltó en octubre de 2011, que de momento ha afectado ya a unas 700.000 personas y se ha cobrado la vida de 8.500.A pesar de los “avances significativos” para frenar las muertes por cólera, el representante de la ONU indicó que el país todavía acapara la mitad de todos los casos mundiales de cólera y aún 45.000 personas podrían verse afectadas en 2014 por esta enfermedad, que se transmite sobre todo a través del agua.

Hay que atajar de una vez por todas la epidemia para evitar que se extienda por la región. Hemos diseñado un plan de contingencia para desarrollar durante la estación seca que sirva para sentar una base sólida que evite nuevos brotes de la enfermedad cuando empiecen las lluvias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.