España.- Valencia vivió, entre los años 50 y los 90 del siglo pasado, cuatro intensas décadas de culto al pop como contestación sociocultural, batidora de tendencias, templo hedonista y gimnasio rítmico a las que ahora un museo les ha dado forma de exposición con Nino Bravo y Chimo Bayo como inesperados guías.

“Ídolos pop” es la ambiciosa iniciativa que acoge el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) hasta el próximo 2 de marzo, y se presenta como una de las apuestas seguras de la programación cultural de la ciudad en esta temporada.

Tanto por lo popular de sus actores -de los Beatles a Camilo Sesto pasando por Bruno Lomas, David Bowie, Seguridad Social, Elvis Presley y Conchita Velasco como por el colorido imaginario colectivo que acompaña al visitante, esta exposición quiere agitar el abanico pop que va del guateque y la rebeldía ye-yé a la gran traca final del siglo XX que supuso la “ruta del bakalao”.

Comisariada por el exdirector de la Mostra de Valencia Lluís Fernández, “Ídolos pop” propone tres espacios diferenciados para intentar explicar qué pasó en esta ciudad de 1954 a 1994, todo ello con portadas de discos, carteles de conciertos, vídeos musicales, “barbies” y “kens” customizados por estilos, vestimentas, revistas, aparatos musicales aparentemente portátiles, parafernalia festiva, postales dedicadas y, sobre todo, música.

“De Bruno Lomas a Nino Bravo” abarca en distintas salas desde el “rock&roll” primigenio liderado por Elvis Presley hasta el legado de las Ronettes o Del Shannon junto a incunables de inocentes folletines patrios de la época como “Cancionero moderno” o “Discóbolo”.

El Dúo Dinámico, Los Bravos, Raimon, Los Mustang y hasta Los pantalones azules -presentados como “los blue jeans españoles” con su “Johnny, sé bueno” de Chuck Berry- recuerdan los felices años de rebeldía roquera en pleno franquismo, con Bruno Lomas erigido como trasunto de Johnny Hallyday y líder de toda una generación que, por entonces, escandalizaba a sus mayores.

También te podría interesar:   Ozuna ft Wisin ft Myke Towers Ft. Arcangel ft Juanka ft Cosculluela estrenan nuevo video clip '' Enemigos Ocultos ''

Es el paso necesario para que las chicas tomen cartas en el asunto y Conchita Velasco -protagonista absoluta con su “Chica ye-yé”-, Marisol, Karina, Massiel o las Hermanas Serrano intentan contrarrestar el (bienvenido) desembarco en España de las Sandie Shaw, Mina y compañía.

Y en esto llegan los Beatles, en todas sus etapas, que sirven al MuVIM para abarcar dos décadas socioculturales: del pop y el rock más juvenil e inocente a la experimentación química y la psicodelia.

Todo ese caldo de cultivo cala en Valencia y permite que desde un grupo local llamado los Top Son despunte “la voz” de la época, Nino Bravo. En esta exposición se puede ver desde su foto de primera comunión hasta parte de su vestuario, pasando por sus singles, carteles de conciertos, un documental sobre su legado y discos de compañeros de viaje como Camilo Sesto, Juan Camacho y Jaime Morey.

Pero “Ídolos pop” viaja de nuevo fuera de España y entra en “la modernidad” de Bowie y el “glam rock” como paso previo a “El cubo mágico de la discoteca”, el segundo gran espacio expositivo de este proyecto museístico.

En él los organizadores se rinden a la “movida valenciana” con Presuntos Implicados, Seguridad Social, Comité Cisne, Glamour y Vídeo hasta la cartelería creada para conciertos míticos de la época en salas ahora añoradas como Arena, Barraca, Pachá o Garage.

Todo ello entre recuerdos de la avalancha de ídolos en Valencia como Depeche Mode, Bauhaus, Morrissey, Stray Cats, The Cure, Wham!, Kraftwerk, The Cult o Ultravox.

Y como colofón, la “rave” inacabable que supuso la “ruta del bakalao”, que merece el último peldaño de esta escalera musical hacia el siglo XXI.

También te podría interesar:   Dominicana's Got Talent con nuevos presentadores

En él, el productor y DJ Chimo Bayo se corona como el gran triunfador de una época marcada por discotecas como Metrópolis, ACTV, Barraca, Chocolate, Puzzle, Espiral o Skandalo con un gran legado de carteles de fiestas y festivales-, ventas millonarias de discos y recopilatorios, conquistas asiáticas de la “mákina” rítmica valenciana y mucho coqueteo -a veces nada disimulado con drogas sintéticas.

Un maniquí a lo Chimo Bayo da la bienvenida a los platos en este museo-discoteca junto a varios premios logrados, proyecciones, carteles de conciertos -con lemas como “Ráyate, en directo a tu cerebro” (1994) y, cómo no, su archiconocido estribillo “Esta sí, esta no, esta me gusta, me la como yo” retumbando en el cubo sonoro de un museo rendido a su influencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.