Manila.-Autoridades locales en Filipinas creen que el número de muertos es de 10.000 en la provincia central de Leyte, a causa del impacto directo del tifón Haiyán.El cálculo fue realizado por algunas autoridades de la región, pero la precariedad en las comunicaciones impide que haya reportes precisos de la situación.

«Tuvimos una reunión ayer por la noche con el gobernador y otros funcionarios. El gobernador dijo que en base a su estimación, 10.000 murieron».Por su parte, el gobierno de Filipinas tan sólo ha confirmado la muerte de algunos cientos de personas, el ministro del Interior, dijo que la escala de la operación de socorro es abrumadora.

Desde el aeropuerto de Tacloban, una de las ciudades más afectadas por del tifón,»Las instalaciones del aeropuerto están destruidas pero cientos de personas hacen cola para tomar cualquier avión que los saque de aquí, porque no hay agua, no hay comida, no hay electricidad, y ya existen rumores de saqueos en la ciudad».

Primeros testimonios
Hacinados en hospitales y en cualquier infraestructura que pueda servir como refugio, los residentes de Tacloban hacen llamados para que los organismos de emergencia les acerquen comida y agua y recuerdan las horas previas.
«Yo no sé nadar, mi esposo sí. Entonces le dije que salvara a nuestro bebé y se olvidara de mí. Que hiciera lo que tuviera que hacer, que yo entendería», contó Faith Pelies mientras sostiene a su niño en brazos.
«Algunos amigos mandaron mensajes de texto contando que se escondieron en los armarios, mientras salían volando los techos de sus antiguas casas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El jefe de la policía regional, dijo citando al gobernador de la provincia de Leyte, Dominic Petilla, que la mayoría de las víctimas murieron ahogadas o por el colapso de sus viviendas.

La cifras se basan en los reportes de funcionarios de las zonas donde pegó Haiyán el viernes. El tifón destruyó entre 70 y 80% del área en su paso a través de la provincia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El administrador de Tacloban, Tecson Lim, dijo que la cifra de muertos, tan sólo en esa ciudad, podría «subir hasta los 10 mil». Ya se han recuperado entre 300 y 400 cadáveres, añadió.

El tifón arrasó con seis islas en el centro de Filipinas, destruyendo edificios y casas con vientos de 235 kph y rachas de 275 kph y provocando olas de 6 metros de altura, lo que lo ubicó como un categoría 5.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí