El Cairo.- El depuesto presidente egipcio, Mohamed Mursi, clamó en la primera sesión de su juicio hoy que él es presidente legítimo de Egipto y acusó a los militares de «traición y de criminales».

Ante los jueces y entre lemas como «que caiga el gobierno militar», Mursi denunció que su proceso es «una farsa» y una forma de encubrir lo ocurrido el pasado 3 de julio, que fue  aseguró un golpe de estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí