Foto: ListínDiario.

Su equipo de producción impide que la prensa pueda desarrollar su trabajo y maltrata a reporteros gráficos acreditados

Severo Rivera

Santo Domingo. El canadiense Justin Bieber se presentó anoche en el Estadio Olímpico ante un audiencia estimada de adolescentes, niños y adultos de más de 25 mil personas deliraron ante exitoso repertorio que ofreció desde las 9:30 hasta pasadas las 11:00 de la noche.

Vestido de blanco y en medio de una parafernalia entró al escenario para iniciar un show basado en 17 canciones.. “All Around The World”, “Take You” y “Catching , y Feelings”, entre otras le subieron la temperatura a la juventud que no paraba de hacerle coro.

Bieber demostró su talento en la guitarrra, piano y en la batería, sin embargo aún le falta más dominio de su cuerpo en los movimientos.

Acompañado con un equipo de baile,  se movió de un lado al otro en el imponente tarima que tuvo como cómplice a los efectos especiales que le ayudaron en cada momento y que contribuyeron a darle mayor estelaridad a su apuesta escénica.  La juventud no tuvo espacio para el respiro y se entregó al corear cada una de las canciones.

Su propuesta escénica, con influencias de Michael Jackson y de otras celebridades se ganó al público que salió satisfecho.

Cuando el show llegaba a su fin, subió al escenario a una joven, Emma Martínez a la que le interpretó una canción. Al bajar al terreno, la joven expresó a la prensa que se sentía emocionada y que fue contactada por el equipo de producción. “No sabía que hacer ahí arriba, estaba emocionada con Justin”, dijo.

El concierto llegaba a su fin y como preámbulo a su despedida se proyectó uno video de sus inicios en la música en los que interpretaba “Boyfriend” y “Baby”.

El artista tenía previsto marcharse hoy para proseguir su gira mundial.

 

El debut de Gabriel

El joven intérprete Gabriel tiene una buena propuesta, sin embargo, se encargó de estropearla al convertirse prácticamente en un fans de Justin Bieber, pues para justificar su fugaz actuación pedía que fuera aplaudido para que llegara la gran estrella. Su actuación pudo tener mejor suerte, pero la echó por el suelo.

Problemas con la logística

Un grave error de los organizadores fue abrir las puertas del Estadio Olímpico a las 5:00 de la tarde. Se armó tremendo molote en las entradas, pero sobre todo en el área denominada believer, donde se pagaron sumas de hasta 40 mil pesos para su ingreso.  Pasadas las 9:00 de la noche el tumulto se mantenía gracias al caos impuesto por la seguridad del estadio que le quitó el protagonismo a la seguridad privada y a los organizadores. Militares asignados a esa área se dedicaron a cobrar 500 pesos para dejar pasar a personas que no tenían boletas, imponiendo sus reglas por encima de los organizadores.

 

Aquí el verdugo que atropelló a la prensa

A pesar de que la producción local había autorizado el trabajo de los fotógrafos, el equipo Justin Bieber lo violentó y maltrató a los fotógrafos y camarógrafos, estos últimos sin cámaras, pues prometieron entregarles un video.

Fueron llevados por la periodista Maribel Hernández, quien fungía como directora de comunicaciones del montaje y allí esperaron hasta que apareciera Bieber, sin embargo cuando se disponían a realizar su trabajo llegó un troglodita que de mala manera empujo a todos, los insultó y los sacó del lugar advirtiéndoles que no podía tomar fotos. La agresión física también afectó a Hernández, que al final de la jornada repudió la acción en las redes sociales. Las imágenes fotográficas que tomaron algunos fue a propio riesgo.

Un camarógrafo de Color Visión y dos fotógrafos recibieron maltrato y hasta amenaza del personal de Justin Bieber.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí