La Voz de Rusia. Las fuerzas especiales de la Marina de Guerra de EEUU (SEAL) aplicaron métodos absolutamente nuevos, al llevar a cabo una operación contra el grupo radical islámico Al Shabab el pasado 5 de octubre en la ciudad de Barawe en Somalia. Afirman expertos.

“Sabemos que ya estáis afilando vuestras navajas para cortarnos las cabezas. Sabemos quién es nuestro enemigo. Y no vamos a dormir para que no pudierais aprovechar esta oportunidad para atacarnos. Estamos alerta y todos vuestros ataques infames acabarán con un fracaso”. Esta declaración está directamente vinculada con el atentado terrorista en el centro comercial de Nairobi perpetrado en septiembre pasado cuya autoría reivindicó el grupo terrorista somalí Al Shabab. Así podría decir cualquier ciudadano de Kenia después de que los terroristas mataron allí decenas de mujeres y niños. Pero esta declaración la hizo un representante de Al Shabab tras una respuesta rápida a esta masacre por las fuerzas especiales de la Marina de Guerra de EEUU (SEAL) que llevaron a cabo una operación contra la base de este grupo terrorista en la ciudad somalí de Barawe.
El pasado 5 de octubre por la noche, los efectivos de la sexta unidad de las fuerzas especiales de la Marina de Guerra de EEUU (SEAL Team Six) se desembarcaron cerca de Barawe y ocuparon las posiciones para el asalto cerca del edificio de dos pisos ubicado a distancia de unos doscientos metros de la costa.
El objetivo de la operación fue capturar o aniquilar al líder terrorista Ikrima que fue el autor del atentado en el centro comercial de Nairobi. Un guardia que salió a fumar notó algo sospechoso, pero entró en casa sin demostrarlo y dentro de varios minutos volvió a salir y abrió el fuego de un fusil automático. Los efectivos de SEAL empezaron el asalto. La unidad se dividió en dos grupos, uno de los que entró en casa y a pesar de un intenso fuego abierto por los terroristas empezó a buscar al líder de los islamistas. Según uno de los participantes del asalto, Ikrima casi fue abatido cuando le rodeó inesperadamente un grupo de mujeres y niños. Dentro de una hora, llegó la orden de retirarse debido a “una gran probabilidad de bajas civiles”. La unidad de SEAL salió al mar con apoyo de helicópteros de combate.
A pesar de que los estadounidenses mataron a siete guerrilleros en el combate, hace varios años se calificaría este resultado como fracaso. A finales de los noventa, EEUU trató de establecer el orden en Somalia bombardeando y realizando ataques de artillería contra los poblados ocupados por los extremistas. Pero las víctimas entre la población civil solo fortalecían las posiciones de los guerrilleros. Las trágicas consecuencias de la operación Division Action llevada a cabo en enero pasado en Somalia por las fuerzas especiales de los servicios de seguridad de Francia DGSE para liberar a su agente Denis Allex puso de relieve que es necesario cambiar algo.
Tras la muerte de los civiles, el grupo Al Shabab que estuvo a punto de desintegrarse tuvo nuevo argumentos para persuadir a la población que la conducta de “los vengadores” es aún peor.
EEUU entendió que es necesario aplicar nuevos métodos en sus operaciones antes que Francia. Y la operación llevada a cabo en este mes de octubre no fue la primera de este tipo. Ya en diciembre de 2011, durante una operación exitosa realizada por SEAL en Somalia para liberar rehenes, un intérprete no dejaba a los civiles aproximarse al campo de combate y los efectivos de SEAL sacaron a las mujeres y niños fuera del fuego. Lo mismo pasó en Barawe. Pero esta vez los estadounidenses no tenían otro remedio, cuando los guerrilleros utilizaron a las mujeres y niños como “escudo humano”. Según Daniel Goure de Lexington Institute, “la presencia de las mujeres y niños fue el factor determinante” para tomar la decisión sobre el término de la operación.
Aunque esta vez algunos terroristas lograron salvarse, a juzgar por las declaraciones del representante de Al Shabab, la operación de EEUU tuvo éxito: los guerrilleros perdieron la tranquilidad aún estando en su base en Barawe. Además, es probable que tengan que cambiar el lugar de despliegue. Este grupo terrorista irrita a la población local desde hace mucho. Además de cobrar dinero y castigar a los civiles, los terroristas extranjeros del campo vecino de guerrilleros Ambaresa secuestran incluso a las menores de edad para casarse con ellas. Mientras, la perspectiva de convertirse en un “escudo humano” evidentemente determinará la conducta de la población durante la operación inminente para liberar a la ciudad del poder de Al Shabab.
“El verdadero estratega gana la guerra antes de su inicio, porque sabe cuándo se debe luchar y cuándo no”, escribió Sun Tzu. Parece que se empezó a poner la atención en las ideas del gran estratega militar y filósofo chino.
Leer más: http://spanish.ruvr.ru/2013_10_21/EEUU-aplica-nuevos-metodos-de-la-lucha-contra-el-terrorismo-en-Somalia-5985/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí