Santo Domingo.- El Modelo de Gestión Penitenciaria concluyó una jornada de evaluación de las ejecutorias del primer semestre del 2013, donde se presentaron los logros y retos para los próximos días con la finalidad de mantener un eficiente manejo de los 17 centros de corrección y rehabilitación que tiene funcionando la Procuraduría General de la República a nivel nacional, para transformar la vida de los internos que cumplen condena en esos recintos.

La jornada de evaluación, dirigida por Ysmael Paniagua, coordinador general del Modelo de Gestión Penitenciaria, se desarrolló durante dos días consecutivos y cada director del centro presentó sus ejecutorias en el referido período.

Se evaluó el nivel de avance de los programas que se ejecutan en los recintos, como son, la producción de cultivos agrícolas a través de invernaderos, reproducción de peces en estanques, desarrollo avícola, así como la fabricación de varios productos que son elaborados por los internos, generándole recursos económicos para ellos y sus familiares.

Además, discutieron sobre los avances logrados en la fabricación de sábanas, muebles, butacas, entre otros artículos de artesanía, pintura y manualidades. De igual forma elaboran productos de limpieza para el hogar, pintura y desabolladura de vehículos, entre otros oficios.

Ysmael Paniagua calificó de inmenso los éxitos alcanzados por el Modelo de Gestión Penitenciaria. “A pesar del avance y que sea calificado como excelente, no se debe caer en la autocomplacencia y la autosatisfacción, porque eso hace que decline el nivel de progreso”, enfatizó.

Explicó que de tomar los elementos de manera parcial y las debilidades como problemas y no como oportunidades, entonces no se podría continuar con el desarrollo sostenible que ha permanecido hasta el momento. Asimismo exhortó a los directores de cada recinto a trabajar con firmeza en el desarrollo de cada proyecto que tienen por delante.

En los CCRs pertenecientes al Modelo de Gestión Penitenciaria, el privado de libertad es rehabilitado a través de un programa de educación, terapia ocupacional y de atención psicológica, que lo transforma en un ciudadano con capacidad productiva para insertarse a la sociedad luego de cumplir su pena y que no vuelva a delinquir, reduciéndose así el índice de reincidencia.

Bajo ese sistema operan los recintos, Vista al Valle, en San Francisco de Macorís; San Felipe, de Puerto Plata; Rafey-Mujeres y Rafey-Hombres, en Santiago; Najayo-Mujeres y Najayo-Hombres, en San Cristóbal; Haras Nacionales, en Santo Domingo; Anamuya, en Higüey; El Pinito, en La Vega; Cucama, en La Romana, y Femenino de Baní. Además, los CCRs de Elías Piña, Dajabón, Moca, Mao, Monte Plata y San Pedro de Macorís.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí