Madrid.- El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha alertado hoy de la posibilidad de «privatización» de teatros públicos de Madrid, como el caso de Fernando Fernán Gómez, lo que puede conllevar «más ajustes de plantilla».

En una rueda de prensa en la que ha analizado la política cultural del gobierno municipal madrileño, Lissavetzky ha señalado que hay «rumores extendidos» de que se pueden «privatizar» otros centros culturales de la capital, como el Conde Duque o el Teatro Circo Price.

Sobre el teatro Fernán Gómez Centro de Arte, ha señalado que «no comparten» la decisión del Ayuntamiento de sustituir a su anterior director, Miguel Munárriz, por el director de programación de artes escénicas del Ayuntamiento de Madrid, Natalio Grueso.

Grueso asumirá personalmente la dirección artística de todos los espacios teatrales dependientes del Ayuntamiento de Madrid, entre los que también se encuentran el Teatro Circo Price, el Teatro Español y las Naves de Matadero.

El portavoz socialista ha comentado que ayer estuvo en el teatro Fernán Gómez y tuvo la oportunidad de hablar con parte de sus trabajadores, que le aseguraron tener una «sensación de interinidad», además de estar «nerviosos y preocupados» por el futuro del centro.

«Los responsables culturales deben ser propuestos por profesionales», ha defendido Lissavetzky.

Asimismo, ha denunciado el «deterioro cultural de Madrid», un ámbito que a su juicio ha pasado de regirse por un modelo «democrático» y «abierto» a hacerlo por uno «obsoleto» y «mercantilista».

Esto se ha producido, según ha manifestado, tras la creación de la empresa Madrid Destino Cultura, Turismo y Negocio, resultante de la fusión de la empresa municipal Madrid Visitors and Convention Bureau con Madrid Arte y Cultura (Macsa), y que ha calificado como «un saco donde se han metido muchas cosas».

En concreto, Lissavetzky ha criticado que el presupuesto que el Ayuntamiento de Madrid ha destinado a cultura se ha reducido más de un 33% en los dos últimos años, al pasar de 197 millones de euros en 2011 a 131 en 2012, y se ha mostrado contrario a la «bipolaridad» del consistorio en este sector, al contar con un concejal y un responsable empresarial de temas culturales, lo que genera «distorsión».

En su opinión, el «cambio» de modelo cultural ha provocado un «estrangulamiento» de los teatros municipales que, según ha señalado, «cada vez tienen menos producción propia», y puede llevar a una creciente «privatización».

Para Lissavetzky, esta «externalización» de la gestión de los teatros es un concepto «debatible» con el que no están de acuerdo, pero que considera que al menos tendría que estar aparejada con un «control de la calidad» de las obras que se presentan, que no tienen porqué ser las más conocidas.

«No está ocurriendo así, ni tenemos la seguridad de que así ocurra porque se tienen que ajustar a los ingresos que se tengan», ha proseguido.

El portavoz socialista ha comentado que uno de los principales efectos de esta «privatización» de los teatros son los «brutales ajustes de plantilla» y ha estimado que en torno a 45 trabajadores pueden perder su puesto de trabajo o ser relegados a otras funciones en el Ayuntamiento.

Lissavetzky ha lamentado la «desaparición de eventos de renombre» como el Festival de Jazz, que no se celebrará el próximo mes de noviembre porque las condiciones que reclamaban los organizadores del mismo hacían «inviable» la celebración, según señaló el Consistorio.

Con todo, el socialista ha reconocido que hay ciertos asuntos que afectan a la cultura, como la subida del IVA, que no son «problema del Ayuntamiento».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí