Los Ángeles CA.- «Closer to the truth», el primer disco de Cher en más de una década, deudor del espíritu de su mayor éxito comercial, «Believe».

Este nuevo trabajo, el vigésimo sexto álbum de su carrera, que comenzó en 1965, llegará el martes a los comercios europeos con una semana de retraso respecto de su salida en EE.UU. y varios años después de que el público tuviera la primera noticia sobre su elaboración.

Poco queda de aquellas primeras informaciones ofrecidas por la propia Cher, que en 2010 avanzó que planeaba dar el enésimo giro a su carrera con un disco grabado en Nashville e inspirado «en el viejo «rock and roll».

Después, en 2011, aireó a través de su perfil de Twitter que uno de los platos fuertes del nuevo álbum sería un dueto con Lady Gaga, «The greatest thing», que acabó filtrándose por internet hace un par de meses.

Al final, ni «rock and roll» ni Lady Gaga. A ésta no le convenció el resultado final de la colaboración y la única aproximación posible a ese «rock and roll» clásico se halla en la balada «I hope you find it», un tema cercano al «country» que ya interpretó Miley Cyrus en 2010 y que ha sido lanzado como segundo sencillo.

El disco, no obstante, se abre con un tono mucho más cercano al de «Believe» (1998), cuyo sencillo principal, del mismo nombre, se mantiene como la canción más vendida en la historia de Reino Unido y configuró también su último lanzamiento discográfico, «Living proof» (2001).

En esa onda se inscribe el primer «single», «Woman’s world», un canto feminista que recuerda en las subidas a una potencial versión discotequera de su éxito «If I could turn back time», y también cortes sucesivos como «Take it like a man», en el que participa el cantante Jake Shears, de Scissor Sisters.

Toda la primera parte del álbum es de hecho un compendio de música para bailar con abundancia de «autotune», el sistema de procesamiento de la voz que ella puso de moda en «Believe» y que, además de regular el tono correcto, da cierta sonoridad robótica.

Su querencia por esos arreglos lastran su posible evolución como diva de discoteca y temas como «My love» o «Dressed to kill», producida por Mark Taylor, que ya participó en el requetemencionado éxito de marras, suenan demasiado anclados en la típica producción «dance» de los años 90.

«La segunda mitad del disco es el tipo de música que te pones cuando vuelves a casa tras salir de fiesta», declaró Cher en una reciente entrevista sobre esa parte que se abre con el medio tiempo «I walk alone», escrito por Pink, y que tiene una de sus cotas más emotivas en «Sirens», un canto de esperanza tras el 11-S.

«La verdad está sobrevalorada», canta en la lacrimógena «Lie to me», el segundo tema que Pink entregó a Cher para este álbum, el cual cuenta con más colaboraciones importantes a cargo de los productores Timbaland y Paul Oakenfold.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí