San Sebastián.-El realizador mexicano explica el porqué de esa forma cruda y sin concesiones de retratar la violencia en «Heli», la película con la que compite en la sección «Horizontes Latinos» del Festival de Cine de San Sebastián y que dejó clavados en sus asientos a muchos en la pasada edición de Cannes.

«Salieron muchas críticas de espanto», reconoce Escalante, «pensé que a Steven Spielberg le horrorizaría», y también al resto del jurado (Ang Lee, Nicole Kidman), «pero les gustó mucho, a Spielberg fue una de las que más le gustó de todo el festival y eso contrarrestó todas las críticas que decían que me había pasado».

Aún así, asegura que el premio al mejor director que obtuvo en la pasada edición de Cannes no le ha cambiado la vida y tampoco quiere que lo haga.

«Uno se pone a pensar y, bueno, a Spielberg le gustó algo que hice antes de que a Spielberg le gustara. Tengo que proteger eso, seguir siendo honesto conmigo y olvidar esos premios», dice el director de Guanajuato.

En «Heli», su tercer largometraje después de «Sangre» y «Los Bastardos», Escalante narra la historia de una familia involucrada en una guerra de cárteles partiendo de la relación amorosa entre una joven de 12 años y un policía.

Recuerda el cineasta que cuando tuvo el primer esbozo de guión se lo enseñó a Jean Claude Carrière, coguionista de Buñuel, su director favorito.

A Carrière «le gustó mucho ‘Sangre’, mi primera película -que se llevó el premio FIPRESCI en Cannes-, por eso contacté con él», señala. «Le envié una versión inicial y me dijo un par de cosas muy importantes que dieron la vuelta al guión».

Escalante vuelve una y otra vez al tema de la violencia y explica que su cine pretende superar la banalización que resulta del modo en que se expone en los medios de comunicación e incluso en el cine de Hollywood.

«Para mi la violencia no es algo divertido, disfruto mucho de películas de violencia divertida, me gusta Tarantino y me gusta Batman, pero a mi me costaría hacer algo así», señala.

«En Batman matan como a quince personas en los primeros cinco minutos, ‘Heli’ no se acerca a ese número, pero todos hablan de la violencia en ‘Heli'», dice.

Lo suyo es más «una mezcla de terror con la realidad de la vida», y «esa combinación lo hace más horroroso», apunta el director, que cita películas como ‘El Exorcista’, ‘El Resplandor’ o ‘La semilla del diablo’ como fuente de inspiración.

Eso sí, advierte, en «Heli» no todo es tan oscuro. «La película funciona porque recoge lo opuesto a la crueldad, la belleza, lados ligeros y bellos», asegura.

Al igual que su compatriota Diego Quemada-Díez, que también compite en San Sebastián, Escalante prefiere trabajar con actores no profesionales.

«Es lo que me inspira», explica, «me gusta tratar con las personas que inspiraron las historias, los pongo frente a la cámara y lucho para que sean convincentes, eso me emociona más que un actor tratando de ser otro con cada palabra».

Y es precisamente la relación con los protagonistas lo que le ha deparado hasta ahora los mejores momentos con «Heli», un proyecto «difícil» que tardó cinco años en hacerse realidad.

«Para mi es muy especial trabajar con gente que no esperaba estar en una película, conocerlos, ser parte de sus vidas, como (la niña) Andrea Vergara que nos encontramos caminando por la calle, o Armando Espitia», que hace de cadete.

«Y también para ellos es especial salir en la película y que les cambie la vida, es una experiencia que no imaginaban, se ha creado una amistad y una cercanía bonita», añade.

Obviamente, la buena recepción que «Heli» ha tenido en México y el hecho de que se haya vendido a más de 30 países, también han sido grandes alegrías para el director, de 34 años. EFE

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí