Saif al Islam, hijo de Muamar al Gadafi, no ha sido trasladado de la localidad de Zintan, en el noroeste de Libia, a la capital, Trípoli, donde debía comparecer hoy ante un tribunal de acusación.

Capturado en noviembre de 2011 después de unos tres meses en la clandestinidad, Saif al Islam ha permanecido a partir de ese momento en manos de los milicianos de Zintan y, contrariamente a lo que anunció ayer el procurador general, Abdelkader Reduan, estos últimos no le han permitido comparecer para defenderse oficialmente de las acusaciones de asesinatos e incitación a la violencia.

los milicianos, antiguos rebeldes, han rechazado su traslado alegando que no tenían garantías suficientes en cuanto a las condiciones de seguridad en Trípoli.

En una declaración a la prensa ayer, el procurador había afirmado que se daban todas las condiciones para que la justicia siga su curso de manera normal y que la ley garantiza los derechos de los acusados.

En cambio, otros 36 dirigentes del antiguo régimen, entre ellos el exdirector de los servicios de inteligencia Abdala Senusi, el ex primer ministro Mahmudi Bagdadi y el exjefe de las brigadas gadafistas Mansur Daw, si estuvieron hoy presentes ante los magistrados en la sala de acusación en una sesión a puerta cerrada, cuyo acceso estuvo prohibido al público y a la prensa.

Las fotos de 18 de ellos han sido mostradas a los numerosos periodistas y un gran número de gente reunidos en las inmediaciones del tribunal de Trípoli.

Esta mañana temprano, Saif al Islam, compareció delante del tribunal de Zintan acusado de atentar contra la seguridad nacional y de conspiración con un abogado de la Corte Penal Internaciona (CPI), pero el proceso ha sido pospuesto hasta el 12 de diciembre próximo oficialmente por insuficiencia de pruebas y también por la ausencia de un cierto número de testimonios.

También te podría interesar:   El ministro de Interior y Policía dominicano da positivo al coronavirus

Después de la caída de Trípoli en manos de los rebeldes y el total hundimiento del régimen totalitario de su padre el 20 de octubre de 2011, Saif al Islam entró en la clandestinidad y fue capturado por los rebeldes el 19 de noviembre del mismo año en el sur del país y conducido a Zintan.

La Corte Penal Internacional de La Haya ha emitido un mandato de detención internacional de Saif al Islam por crímenes de guerra y solicitado a las autoridades libias su entrega para juzgarle.

Trípoli lo ha rechazado con el argumento de que el juicio del hijo del dictador, en su día considerado su sucesor, es un derecho del pueblo libio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.