Se llama nelumbo nucifera, pero no se trata de otro hechizo de Harry Potter sino de los genes del Loto Sagrado, o rosa del Nilo, fascinante genoma que ha mantenido el 40% de sus genes duplicados durante 65 millones de años.
Por Glenys Álvarez

Santo Domingo.

El mecanismo de la vida se origina en la interacción de dos moléculas. Las conocemos como ADN y ARN. Juntas llevan la metáfora del ser viviente: una cocina química donde las recetas se convierten en platos. Platos tan variados como un coco, una mariposa, un tiranosaurio y un niño. Todo organismo cuenta con un genoma, el plan que no sólo dicta su mundo físico sino también mucho de su personalidad.

La genética, ciertamente, es un nicho con derivaciones asombrosas. Llegamos a un punto en el camino donde la bifurcación va más allá de la familia y el árbol genealógico se expande para toda la especie y luego une, genéticamente, a esas especies con sus más cercanas, terminando en la aparición de unidades genéticas que tienen miles de millones de años interactuando, duplicándose, acumulándose para al final regalarnos este extraordinario planeta de cuantiosos animales, plantas, virus, bacterias.

Precisamente, la presentación de la decodificación del genoma de la planta Loto Sagrado (Nelumbo nucifera), presentada en el diario Current Biology por Ray Ming de la Universidad de Illinois, Jane Shen-Miller de la Universidad de California en Los Ángeles y Shaohua Li, directora del Jardín Botánico de Wuhan, en la Academia de Ciencias China, nos habla un poco de esas vitales interacciones entre genes.

Y esta no es cualquier planta, se trata, realmente de un símbolo de pureza espiritualidad y longevidad para los budistas; ciertamente, las semillas de este loto pueden sobrevivir hasta 1.300 años, por otro lado, sus flores generan calor con el fin de atraer a sus polinizadores y sus pétalos y hojas repelen la suciedad y el agua. Tiene buenos genes esta planta.

También te podría interesar:   Latinos prefieren a Biden frente a Trump y reprueban su mandato, según sondeo

Su linaje, nos indican los investigadores, forma una rama separada en el orden conocido como eudicot (Eudicotyledoneae), por lo que carece de una triplicación en la firma de sus genomas. No obstante, la secuencia revela que de todas las plantas secuenciadas hasta el momento, contamos con docenas y docenas de genomas de plantas, el Loto Sagrado (para muchos la rosa del Nilo) tiene el parecido más cercano al ancestro de todos los eudicots, una categoría amplia de plantas con flores que incluye manzana, col, cactus, café, algodón, uva, melón, maní, álamo, soja, girasol, tabaco y tomate.

La interacción genética les cuenta a los investigadores sobre la evolución del organismo. Los genes mutan, cambian y hasta saltan de un lado a otro, buscando una permutación que surta efectivos resultados en el organismo. Si el asunto funciona, pues el gen persiste, si causa daño, va desapareciendo con el tiempo al no ser pasado a otras generaciones.

Sin embargo, hay algunas unidades genéticas cuyas funciones no vale la pena cambiar, mucho menos erradicar, así que suelen duplicarse y triplicarse. Esta acumulación de la función durante la interacción genética nos habla de las relación entre especies mientras que los cambios nos cuentan sobre las transformaciones evolutivas, cuando el organismo inicio su camino por otra rama.

“Muchos cultivos agrícolas se benefician de las duplicaciones del genoma, incluyendo el banano, la papaya, la caña de azúcar, la fresa, la sandía y el trigo”, dijo Robert Van Buren, colaborador y coautor del estudio a quien vemos en la imagen junto al doctor Ming.

La mayoría de los eudicots existentes llevan en el genoma una triplicación tal de genes que se puede ver hasta 100 millones de años de edad y aunque la preciosa rosa del Nilo no comparte este elemento, tampoco es tan joven, la planta tomó una duplicación independiente y el genoma data de hace unos 65 millones de años. Más aún, el 40% de todos sus genes duplicados se han mantenido.

También te podría interesar:   Imponen coerción a 3 personas por explotación sexual de mujeres extranjeras

“Cuando observamos los cambios en la duplicación de genes, encontramos que Lotus tiene una tasa de mutación lenta en relación con otras plantas. Estas características hacen de loto una planta de referencia ideal para el estudio de otras eudicots” expresó Ming.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.