La Voz de Rusia. El presidente de EEUU, Barack Obama, se siente muy nervioso de cara a la posible injerencia militar en Siria. Es la conclusión del politólogo español Páris Álvares Martín. En entrevista exclusiva a La Voz de Rusiasubrayó:

–En un primer momento, Obama dijo que la intervención tendría que hacerse incluso sin concluir  la investigación de expertos de la ONU, igenorando la votación en contra del parlamento británico, y  sin tener en cuenta las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Parecía que Obama estaba dispuesto a comenzar personalmente la guerra contra Siria. Luego cambió su retórica, pidiendo la autorización al Congreso para atacar Damasco y coincidiendo en que hay que esperar los resultados de la investigación de la ONU. Creo que tiene miedo de perder el apoyo internacional, ya que su insistencia en la guerra parece más que sospechosa. Su nerviosismo también puede ser explicado por los escándalos del espionaje global de EEUU.
Incluso el senador republicano John McCain, el ardiente partidario de la guerra contra Damasco, notó el nerviososmo de Obama. “El presidente enredó demasiado toda la historia. Primero, afirma que está dispuesto a atacar Siria, luego se enmienda y dice que necesita pedir la autoriazación al Congreso. Parece que no controla la situación”, declaró el principal rival de Obama en las elecciones de 2008.
No obstante, el mandatario norteamericano tiene motivos para preocuparse. El apoyo de la posición de Washington respecto al conflicto sirio por parte de doce países, que forman parte del G-20, es de carácter puramente formal, ya que ninguna de estas naciones promete enviar a sus soldados a la Repúbilca árabe si estalla la guerra. Además, hay crecientes dudas de la comunidad internacional sobre la realidad del ataque químico en las afueras de Damasco. También parece muy sospechosa la rápidez con la que algunos países occidentales acusaron de lo ocurrido al gobierno de Bashar Asad, subrayó en conversación con La Voz de Rusia Páris Álvares Martín:
–Según la lógica, no hace falta esperar las conclusiones de la ONU. Los inspectores de las Naciones Unidas fueron tiroteados, lo que significa que los rebeldes tienen algo que esconder. Es absurdo pensar que el gobierno de Asad invitó a los investigadores para luego atacarlos. Asad nunca se arriesgaría a utilizar las armas químicas para justificar la intervención internacional, ya que estaba a punto de ganar el conflicto. Sin duda alguna, hubo una tremenda provocación.
El canciller ruso, Serguéi Lavrov, ha apoyado la versión de que los sucesos del 21 de agosto cerca de Damasco fueron “orquestados”. “Hay pruebas más que suficientes para afirmar que los rebeldes son los responsables del ataque químico. Hay muchos testigos de sus atrocidades. Lo confirman muchos expertos internacionales, entre ellos Carla Del Ponte, miembro de la Comisión Independiente de Investigación Internacional de la ONU sobre Siria, quien atribuyó el uso de gas sarín a los rebeldes”, dijo Lavrov.
Leer más: http://spanish.ruvr.ru/2013_09_09/Experto-Obama-tiene-miedo-2854/

También te podría interesar:   Salud Pública y Prisiones trabajan protocolo para reaperturar visitas a cárceles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.