Nueva Zelanda aprobó legislación para habilitar a su principal agencia de inteligencia a vigilar las comunicaciones de los ciudadanos y residentes en su territorio.
Mediante el voto parlamentario, el país otorgó poderes ampliados a la Oficina de Seguridad de Comunicaciones del Gobierno GCSB.

Hasta ahora, este organismo estaba habilitado a espiar sólo a aquellos que no tuvieran permiso de residencia en Nueva Zelanda.
Ahora, la nueva normativa establece que podrá realizar tareas de vigilancia sobre cualquier individuo, con la debida autorización judicial, con el fin de asistir a la policía, los militares u otros servicios gubernamentales.
Los cambios son consecuencia de una disputa por las tareas de espionaje sobre el empresario de internet Kim Dotcom, de nacionalidad alemana pero residente en suelo neozelandés.
La GCSB trabajó en conjunto con autoridades de Estados Unidos para investigar al excéntrico Dotcom, por presunta piratería digital y lavado de dinero.
Dotcom -fundador del sitio de intercambio de archivos Megaupload, ahora cerrado por FBI- ha negado las acusaciones y está peleando para evitar su extradición a Estados Unidos.
En marzo, un tribunal dictaminó que el empresario podía demandar a la GCSB por vigilancia ilegal.

También te podría interesar:   México acumula 76.243 muertos y 726.431 enfermos de COVID-19

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.