Héctor J. Caamaño

Azúa, Rep. Dominicana.- Varios usuarios del servicio de  la Compra Venta Japón, ubicado en la calle Dr. Armando Aybar esquina tortuguero de esta ciudad, calificaron de asalto la acción de la Fiscalia y la policía contra ese establecimiento.

Unos sesenta policías y cuatro fiscales  se presentaron a Compra Venta Japón de la cual retiraron mas 73 tanque de gas de 25 y 50 libras, 29 maquina de soldar, 65 pulidoras, mas de 10 lavadoras, 2 pasolas, 5 motores, 2 bombas extractora de agua, entre otros artículos.

Las autoridades según la denuncia  no dieron información de la violación o causa de ese aparataje ni tampoco dejaron un registro o recibo  de incautación, por lo que el rumor publico califica de ilegal el procedimiento utilizado por la fiscalia y la policía, los cuales cerraron las calles y los establecimiento comercial de la zona como si se tratara de un peligroso narcotraficante.

Los usuraos Genderson García Sencion, Carmen Luisa  Arias, Waskar Rafael Filpo, William Ángel Ramírez, Francisco José Gonzáles, Daniel Emilio  Ciprian, Cesar Ramírez Martines, exigieron de las autoridades la devolución de los artículos retirado de Compra Venta Japón, ya que ellos al igual que otros usuraos tienen sus recibos  que lo acredita como dueño.

José Altagracia Pérez, propietario de uno de los motores incautado por las fiscalia, expreso que su motor no esta empeñado, simplemente lo deje guardado en ese lugar para ir a trabajar, por que este presentaba algunas fallas, “ Quiero que me entreguen mi motor “ dijo.

Otros usuraos como Tony Alexander Ramírez, José Manuel Ramírez, Federico Recio, Mercedes Montilla  Matos, amenazaron con protestar frente a la fiscalia y la policia de esta ciudad para que ellos les devuelvan sus articulos empeñado.

También te podría interesar:   Aumenta a 33 la cifra de muertos por un derrumbe en la India tras dos días de rescates

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.