EE.UU.- Lu d siete semanas de juicio y más de tres años desde su arresto, el soldado Bradley Manning recibió este martes su veredicto: culpable de 20 cargos, pero no del más importante de todos, el de ayudar al enemigo.

Así lo reveló la jueza militar encargada, la coronel Denise Lind, desde las instalaciones militares en Maryland, Estados Unidos, donde se han llevado a cabo los procedimientos judiciales contra este militar de 25 años que filtró miles de documentos a WikiLeaks

 

Manning, un exanalista de inteligencia, fue arrestado en Irak en mayo de 2010 y pasó semanas en una celda en una instalación del ejército de Estados Unidos en Kuwait antes de que lo transfirieran al país.

Entre los documentos que entregó se encuentra material gráfico de un ataque desde un helicóptero en 2007 que mató a varias personas en la capital iraquí, Bagdad, así como 470.000 informes de las guerras en Irak y Afganistán y 250.000 cables diplomáticos entre Washington y embajadas alrededor del mundo.

Fue acusado de 22 cargos, entre los cuales se destacan los de ayudar al enemigo, la posesión no autorizada de material de inteligencia y robo.

clicLea también: La jueza que tiene en sus manos el futuro de Bradley Manning
Juicio polémico

Veredicto sorpresivo

El veredicto que emitió la jueza Denise Lind (en la imagen) tomó a algunos por sorpresa, pues esperaban que Manning iba a ser declarado culpable de todos los cargos, entre ellos el de ayudar al enemigo.

La sorpresa se debe a que hace pocos días, Lind se había negado a desestimar esa acusación, lo que hacía pensar que podría declararlo culpable en su veredicto.

Pero al no hacerlo, envía un mensaje: “Muestra que la jueza no refrendó completamente el argumento del ente acusador y tal vez abre la puerta para que se consideren factores mitigantes durante la fase de sentencia”, le dice a BBC Mundo Steven Aftergood, director del programa de secretos gubernamentales de la Federación de Científicos Estadounidenses.

 
“En otras palabras -agrega- puede que la sentencia no refleje la pena máxima por todos los veredictos de culpabilidad que fueron emitidos”.
 

Tras el veredicto, está previsto que la fase de sentencia comience este miércoles.

Manning reconoció haber sido el responsable de la filtración y se declaró culpable de 10 de los cargos menores.

Sin embargo, durante su juicio militar, que comenzó en junio en Fort Meade, Maryland, Manning y sus abogados se negaron a aceptar la acusación más importante.

La razón es de peso: la defensa sabía que los cargos menores obligarían a Manning a pasar probablemente unos 20 años de cárcel, mientras la ayuda al enemigo conllevaría cadena perpetua sin libertad condicional.

Por eso, la dinámica del juicio, en especial durante las últimas semanas, giró en torno a una palabra: intención.

Mientras los fiscales acusadores intentaron establecer que Manning sabía que cualquier filtración podría terminar en manos de los enemigos de Estados Unidos, sus defensores lo describieron como una persona preocupada por su país e interesada en informarle al público.

Sus abogados, además, intentaron que la jueza, Denise Lind, desestimara el cargo de “ayudar al enemigo”, pero fallaron, que fue considerado un duro golpe para el informante.

clicLea también: el caso olvidado por los medios
Héroe o traidor
Y mientras dentro de la corte el caso de Manning fue debatido ampliamente, fuera de ella también se sintió la polémica.

Como pocos militares en la historia reciente de Estados Unidos, este soldado de 25 años, de Crescent, Oklahoma, logró generar todo tipo de emociones tras su filtración.

Sus seguidores consideran que fue un héroe que arriesgó su carrera para revelar secretos incómodos de Estados Unidos e incluso miles de personas han firmado una petición para que se le otorgue el premio Nobel de la Paz.

Manning fue un personaje polémico, que generó tanto apoyo como rechazo.

Ha habido manifestaciones y grupos de apoyo y son frecuentes las fotografías en que personas comunes y corrientes aparecen con un cartel que dice “yo soy Bradley Manning”.

Al otro lado del espectro, sus opositores lo consideran un traidor que dañó con su revelación las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con varios países y puso en riesgo la seguridad nacional.

Agregan que merece una condena muy larga por haber entregado información de datos clasificados sabiendo que estaban restringidos y que estaba obligado a proteger.

Héroe o traidor, lo cierto es que Manning pasará un largo periodo tras las rejas por haber revelado miles y miles de documentos.bbcmund.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí