QUITO.-Las autoridades en Ecuador están investigando a un funcionario del Ministerio de Salud acusado de ser copropietario de una clínica que ofrece una cura a la homosexualidad.
Los investigadores indican que los pacientes bajo tratamiento sufrieron abuso físico y psicológico y que aquellos acusados son responsables de haber cometido crímenes de odio.
El comisionado de salud de la localidad de Napo, Janine Olmedo, era uno de los ocho propietarios de la clínica que oficialmente ofrecía tratamiento para la adicción al alcohol y las drogas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí