El deterioro de la Facultad de Humanidades ha sido obviado por las autoridades universitarias

Darlin Rodríguez

Santo Domingo-  El estado de deterioro que presentan las instalaciones de  la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) ha causado la preocupación de profesores, estudiantes y empleados quienes temen que en cualquier momento la facultad pueda desplomarse.

Las malas condiciones del edificio muestran que dicha estructura no está apta para impartir docencia. En la parte frontal de dicha edificación se pueden notar la fachada de ruina que muestra, así como las paredes dobladas haciendo presión sobre las persianas.

Las grietas, las filtraciones en los techos, la rotura de las escaleras, el mal estado de las aulas, el aspecto asqueroso de los baños, la deficiencia de butacas, la falta de iluminación, entre otros son algunos de los problemas que afectan el plantel físico de la Facultad de Humanidades de la academia estatal.

Profesores y estudiantes muestran una gran preocupación por el gran estado de deterioro que se observan en la edificación. Aunque reconocen que existe un plan de reconstrucción y remodelación de las edificaciones de la UASD, coinciden en que las autoridades universitarias se han olvidado dicha facultad.

El deterioro de la Facultad de Humanidades es algo que se viene denunciando desde hace varios años y las autoridades correspondientes han hecho caso omiso al el llamado de reconstrucción que se ha exigido.

Hace algunos días, el Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel (FELABEL) criticó a las autoridades de la actual gestión de la UASD, encabezada por el rector Mateo Aquino Febrillet, por no resolver las malas condiciones físicas y ambientales que afectan la estructura.

“La gestión de Febrillet no ha sido capaz de pasarle una espátula al techo, de dar un brochazo a una de las paredes de la Facultad de Humanidades o cambiar el entorno arrabalizado de la misma, pese a que son más de 18 mil millones de pesos los que han ingresado en los dos años y medio que lleva al frente de la UASD, siendo su rectoría la que más recursos ha manejado en toda la historia de la universidad”, indicó el FELABEL a través de su portal web www.felabel.org.

Febrillet ha reconocido en varias ocasiones las malas condiciones del edificio, sin embargo explica que todo forma parte de un proceso de remodelación por el que han pasado las facultades de ingeniería y ciencia jurídica.

El decano

El decano de la Facultad de Humanidades, Rafael Morla, ha declarado en reiteradas ocasiones su preocupación por las malas condiciones de la infraestructura del plantel que aloja la facultad.

El profesor Morla explicó que tras el terremoto que se produjo a Haití en el año 2010 y que se sintió en nuestro país, la edificación se vió afectada gravemente. Señaló que los indicios de colapsamiento en la estructura son reales. “El movimiento de miles de estudiantes en el interior de la infraestructura ejercen una presión que contribuye a que esto pueda colapsar en cualquier momento´´, añadió.

Durante sus dos periodos como decano, Morla, se ha dirigido al rector de la universidad y al ex presidente de la República, Leonel Fernández; incluso se ha mantenido en contacto con la oficina supervisora de las obras del Estado. Sin embargo, no ha recibido ninguna respuesta concreta, solo promesas.

La otra parte

Según estudios y evaluaciones realizados  por el Ministerio de Obras Públicas y miembros del Departamento de Planta Física de la UASD, a pesar de las condiciones que presenta la edificación, la misma no corre el riesgo de colapsar como han denunciado algunas personas.

Horacio Mejía, ingeniero del Departamento de Planta física del recinto universitario, dijo que el deterioro de la facultad se debe al poco mantenimiento que se le ha dado y explicó que dicha construcción fue realizada sobre cavernas.

Sin embargo, algunos docentes entienden que independientemente de que la estructura no presente ningún peligro de derrumbamiento hay que realizar cambios significativos en la misma.

Historia

La Facultad de Humanidades fue fundada el 28 de octubre de 1538 con el nombre de Facultad de Filosofía. En 1823 la universidad cierra sus puertas tras la ocupación haitiana. Aunque la universidad abrió sus puertas en 1882 se omitió el restablecimiento de la Facultad de Filosofía. Fue restablecida por ley en 1914 y reprimida de nuevo en 1918 por disposición del Gobierno Militar. En la Ley General de Estudios del 5 de diciembre de 1932 se restableció la Facultad de Filosofía, pero es a partir del año 1939 cuando se comienza a funcionar.

En 1939 fue publicada la ley 1398 que en su Art. 4 establece la Facultad de Filosofía, Letras e Historia como parte de la estructura universitaria.  Una ley votada por el Congreso Nacional le cambió el nombre por el de Facultad de Filosofía en 1939.  Por ley No. 1186 del 23 de mayo de 1946 se designó con el nombre de “Doctor Pedro Henríquez Ureña”, el edificio de la Facultad de Filosofía.

En 1958 se le cambia el nombre a la Facultad de Filosofía por Facultad de Filosofía, Ciencias y Educación. Otra ley, la No. 5008, en 1958 le cambia el nombre por el de Facultad de Filosofía y Educación.  En la ley de Organización Universitaria del 13 de mayo de 1959 se establece que dicha Facultad estaría facultada para otorgar los títulos académicos de: Licenciado en Filosofía, Doctor en Filosofía y Licenciado en Ciencias de la Educación.  Serían cuatro las escuelas adscritas  a la Facultad: Periodismo, Idiomas, Servicio Social y Bibliotecarios Archivistas.

El Claustro Universitario aprueba el Estatuto Orgánico de la UASD en 1966, en el que se le cambia el nombre a la Facultad de Filosofía y Educación por el de Facultad de Humanidades.  Se cambia la estructura docente, quedando compuesta la Facultad por las Escuelas de Filosofía, Pedagogía, Idiomas y Ciencias de la Información Pública.  Una posterior resolución del alto organismo universitario dispone la creación de Departamentos y la supresión de las Escuelas señaladas.  Se agregan  los departamentos de Psicología, Historia y Letras.

Hoy la Facultad de Humanidades alberga las escuelas Psicología, Filosofía, Letras, Idiomas, Comunicación Social, Historia  y Pedagogía. Es la facultad que aloja la mayor cantidad de estudiantes en la primera universidad del Nuevo Mundo.  A pesar de ser unas de las edificaciones más viejas y  la que muestra mayores rasgos de deterioro, tiene más de 30 años que no recibe remodelación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí