“Rechazaron la forma empleada  por representantes de  sectores vinculados a diversas denominaciones religiosas del país,   que intentan incidir, en base al  descredito, la   burla,  las amenazas y la  incitación al odio entre la población.”
 Santo Domingo.  Las organizaciones y activistas del colectivo de gays, lesbianas, bisexuales, travestis, transgeneros y transexuales de la Republica Dominicana  expresaron públicamente que  James Brewster es  un profesional calificado en el área empresarial y un activista consumado a favor de los Derechos Humanos de las personas homosexuales en los  Estados Unidos. Lo anterior, unido a su trayectoria política dentro del Partido Demócrata han sido, según la Casa Blanca, aspectos determinantes para su nominación  como embajador de los Estados Unidos ante el estado dominicano.

Destacaron que la  nominación de James Brewster a un puesto diplomático  es una señal tangible de los avances que en materia de implementación de los Derechos Humanos que se  dan en nuestros días  en algunos países.

Para las organizaciones LGBT la República Dominicana  mantiene relaciones económicas y diplomáticas estables con varias naciones que al igual que los Estados Unidos, han establecido mecanismos legales para garantizar la igualdad de oportunidades entre sus ciudadanos y ciudadanas y el respeto de la diversidad sexual. Por ende la nominación de una persona homosexual a un puesto diplomático  con asiento en nuestro país debe asumida  por las autoridades del gobierno y  la ciudadanía  como una situación normal fruto del clima de cambios favorables a los Derechos Humanos que se está dando  a lo interno de muchas   sociedades. Rechazar la designación  de un embajador por el solo hecho de ser homosexual es un acto de discriminación que atenta contra los preceptos establecidos en la Constitución de la Republica Dominicana en los artículos 39 y 40 sobre la no discriminación y la libertad personal.

También hicieron énfasis en que el Estado Dominicano es  signatario de la Declaración Universal e Interamericana de los de los Derechos Humanos y diversas convenciones, tratados, protocolos, conferencias y declaraciones internacionales que reconocen y demandan las garantías Derechos Fundamentales, Civiles y Políticos de todas las personas y dentro de este concepto de personas se encuentran la población LGBT

En ese sentido, repudiaron tajantemente la forma empleada  por representantes de  sectores vinculados a diversas denominaciones religiosas con  presencia en República Dominicana que intentan incidir, en base al  descredito, la burla,  las amenazas y la  incitación al odio entre la población, para que las autoridades dominicanas eviten la designación de James Brewster, por lo que los colectivos LGBT  hacen los hacen responsables de cualquier vejación física o moral  cometida en contra de este ciudadano estadounidense llegado el momento del ejercicio de sus funciones en nuestro territorio.

Las actitudes asumidas  por los representantes de los sectores  religiosos  del país ante la  postulación del James Brewster  como embajador, contrastan con el silencio guardado por los prelados y pastores frente a los actos de corrupción, las violaciones de niños, niñas y adolescentes y  los abusos de poder,  perpetrados  por líderes religiosos ,que amparados en el Concordato y otras   fórmulas  viciadas se burlan del pueblo de forma alegre sin el más mínimo temor a ser sancionados por el peso de la ley.

Para los dirigentes de la comunidad LGBT estos prejuicios son absolutamente irracionales y llevan a las personas a ignorar la evidencia, la lógica y la justicia. Para ellos lo anterior es la explicación a la obsesión anti-gay de las iglesias católica y protestantes, que han colocado la orientación sexual como estandarte supremo de la moral humana, por encima de las guerras, de la desigualdad económica, de la falta de justicia social, de las muertes maternas e infantiles, o de cualquiera otra de las tantas causas de sufrimiento humano genuino.

Según las personas LGBT las democracias no pueden darse el lujo de tolerar la injerencia  constante en asuntos políticos de funcionario religiosos que se conducen como ayatolas, exigiendo que el Estado asuma como propios -e imponga a toda la ciudadanía- los preceptos religiosos de sus iglesias.

Según los representantes de las comunidades LGBT es la falta de una separación efectiva Estado-iglesias, uno de los principales obstáculos para  el desarrollo de la institucionalidad democrática del país, así como fuente constante de violaciones a los derechos ciudadanos. Esta imposición de preceptos religiosos en la vida pública, violatoria de los Art. 45 (Libertad de Conciencia y Cultos) y 39 (Derecho a la Igualdad) de la  Constitución, este mal es padecido por la sociedad dominicana día a día, ante los hechos de la falta de educación sexual escolar, las limitaciones a la promoción y distribución de anticonceptivos y condones, la expulsión de jóvenes LGBT de las escuelas públicas, la negación de derechos igualitarios a la gente gay y lesbiana, etc. Y peor, todavía, esta injerencia política la costea la ciudadanía, creyentes y no creyentes por igual, cuyos impuestos pagan los interminables subsidios, exenciones y subvenciones que reciben las iglesias –en particular la católica- para llevar adelante sus actividades proselitistas.

Es para superar estos obstáculos sociales de discriminación, que los grupos LGBT dieron a conocer la realización este 30 de Junio, de la 7ma caravana del orgullo LGBT, este año con el lema “Reclamando derechos y construyendo ciudadanía”, la manifestación de personas gays, lesbianas, bisexuales, trans y heterosexuales que apoyan la diversidad sexual como un derechos humano saldrá de la puerta San Diego (Ave. del Puerto) a las 2:00 P.M.  y  culminará su recorrido en la puerta de las Reales Atarazanas (Zona Colonial) a las 5:30 PM, con la celebración del 2do concierto de solidaridad con la comunidad LGBT dominicana.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí