La Voz de Rusia/Irlanda del Norte.-La crisis siria, como se esperaba, ha sido uno de los temas principales del primer día de la cumbre del G-8 en Irlanda del Norte. El presidente ruso discutió este tema no solo en las conversaciones bilaterales con los líderes de Francia, EEUU y Japón, sino también en círculos más amplios, en el almuerzo con todos los jefes de gobierno de los “ocho grandes”. La víspera, en la prensa se podía leer valoraciones bastante críticas sobre la posición de Rusia en el proceso de normalización en Siria, escribían que Putin estaría en esta cumbre solo contra todos sus colegas. Sin embargo, los encuentros que se han efectuado al margen de la agenda principal de la cumbre, demuestran que todos los líderes están muy interesados en el diálogo sobre el tema sirio.

Las conversaciones entre Putin y Obama fueron las penúltimas en el cargado programa de actividades del primer día de la cumbre en Lough Erne, un balneario con campo de golf idílico. Sin embargo, EEUU–Rusia, incluso, había más expectativa que sobre el almuerzo conjunto de todos los jefes de gobierno del G-8.

Las conversaciones se prolongaron una hora más de lo previsto, lo cual, lógicamente calentó la atmósfera en la sala de prensa. Sin embargo, los presidentes prefirieron concretarse en constatar los hechos. EEUU y Rusia intensificarán la colaboración bilateral en la esfera económica a través de comisiones intergubernament ales y en el marco de la OMC, también en la lucha con peligros comunes, como el terrorismo y la delincuencia cibernética. Estas intenciones están plasmadas en los acuerdos que los presidentes firmaron el lunes. Un punto de inflexión, y a la vez una referencia obligada, deberá ser la cumbre bilateral ruso-norteameric ana que se celebrará a principios de septiembre en Moscú, en vísperas de otra significativa cumbre, la de los “veinte grandes” o G-20. En los temas de política global, como son la situación en la península de Corea, la colaboración en Afganistán y el problema iraní, teniendo en cuenta el resultado de las recientes elecciones; Obama y Putin confirmaron que están listos para “ir hacia adelante”, incluso “en las direcciones más sensibles”. Evidentemente, esta última aclaración se refería al tema más espinoso y sensible, lo referido a Siria, Putin dio a entender que no hay motivos para la especulación, Moscú y Washington, a pesar de todos los “encontronazos químicos”, están muy de acuerdo en lo principal, el conflicto en Siria debe ser regulado solo de forma política:

–En algunos temas aún nuestras posiciones no coinciden, pero seguro que nos uniremos con un objetivo común, detener la violencia, evitar que siga en aumento la cantidad de víctimas en Siria y resolver las discrepancias por la vía pacífica, incluyendo las negociaciones a celebrarse en Ginebra. Nosotros acordamos impulsar el proceso de conversaciones de paz y alentar a todas las partes a sentarse alrededor de una mesa, organizar un encuentro en Ginebra.
El presidente norteamericano lo confirmó, ni Washington, ni Moscú reniegan de la celebración de una conferencia de paz. El trabajo de preparación continuará:
–Nosotros tenemos un interés común en poner fin a la violencia que azota a ese país, también estamos muy interesados en asegurarnos de las armas químicas que pudieran haber en Siria, es decir, para impedir que se usen o caigan en malas manos. También nos hemos comprometido en impulsar las políticas que lleven a la resolución pacífica de este conflicto, instruir a nuestros equipos que trabajen fuertemente para la próxima ronda de conversaciones en Ginebra.

También te podría interesar:   Los pasajeros de España, Francia, Alemania e Italia, exentos de cuarentena

Todas las negociaciones bilaterales al margen de la cumbre del G-8 transcurrieron en un ambiente marcadamente sencillo e informal. Rodeado por el campo de golf en medio de Lough Erne, se montó especialmente para este fin una carpa blanca. Pero la atmósfera informal, el hecho que todos los líderes estuvieran sin corbata, incluso la canciller de Alemania, Ángela Merkel, cambió su tradicional chaqueta de corte muy serio y recto, por otra mucho más suelta, no llama a engaño a nadie. Lo difícil que se hace avanzar en lograr las negociaciones de “Ginebra-2” era evidente viendo las caras de Putin y Obama, en cierto modo, los “responsables” de la iniciativa de la conferencia. Se les vió solo dos veces mientras realizaban la declaración conjunta, al inicio, mientras hacían el saludo protocolar y cuando era necesario terminar el encuentro con una nota esperanzadora.

“Nosotros también hablamos de que al presidente Putin cada vez le va mejor en lo que respecta al judo, y yo, tratándose de baloncesto, cada vez estoy más débil. Así los dos estamos de acuerdo en que con la edad, se hace más difícil hacer frente a las tensiones de la carga de trabajo”, dijo Obama; a lo que Putin respondió manteniendo el tono de broma, “el presidente quiere que me relaje con esa declaración de que se está haciendo más débil”.

Después de las importantes negociaciones bilaterales del primer día de la cumbre siguió el almuerzo. Antes del encuentro en Lough Erne se repitió varias veces la frase que este pudría ser una especie de ensayo de Ginebra-2. Por iniciativa de las partes participantes, tanto Putin como Obama deberían jugar un papel de moderadores de las discusiones, al menos tales fueron las declaraciones de David Cameron. Todavía es muy temprano para valorar cuánto van a cambiar las posiciones de Berlín o París después de este encuentro a puertas cerradas,. En cualquier caso, el comunicado conjunto de la cumbre de Lough Erne, donde se incluirá la posición de los “ocho” sobre la crisis en Siria, será de compromiso.
http://spanish.ruvr.ru/2013_06_18/Putin-y-Obama-acuerdan-impulsar-el-proceso-de-paz-en-Siria-2562/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí