Severo Rivera

Santo Domingo. La séptima Gala Benéfica de Estrellas de la Danza Mundial, que auspició la Fundación Nido para Ángeles el pasado fin de semana en el Teatro Nacional, exhibió madurez y calidad.

El espectáculo, que procuraba recursos para sustentar los planes sociales de la fundación, ofertó un programa de calidad en el que brillaron nacionales e internacionales.

La producción contó con la participación especial de un segmento teatral que tuvo como protagonistas a niños y adolescentes que viven con discapacidad, de la organización “Yo también puedo”.

Impactaron al público al mostrar que con el debido soporte, pueden asumir roles tan importantes, como el de subir a un escenario.

El Ballet Nacional, así como representantes de Inglaterra, Estados Unidos, Alemania y Francia le dieron cuerpo a esta entrega, que dejó satisfecha a la audiencia que acudió a la función del viernes.

La destreza y dominio de la técnica de cada uno de los bailarines, quienes interpretaron piezas como Bella Durmiente, Carmen, Coppelia, Ópera de París, Arranca, La Sylphide, Euphony, Romeo y Julieta, Corsario y Agua Viva.

Una mención especial merecen los integrantes del Ballet Nacional, quienes le han dado un nuevo aire a la danza clásica.

“Agua Viva” en versión corta fue una muestra de que el relevo generacional marcha por buenos senderos.

También te podría interesar:   Alcalde SDE desea recuperación a Abinader con canción a ritmo de balada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí