Roma-Ciudad del Vaticano.-El papa Francisco pidó a los dirigentes religiosos, políticos y musulmanes que condenen “cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión que pretenda justificar” la violencia.

El papa condenó el terrorismo de carácter fundamentalista y afirmó que “el fundamentalismo religioso antes incluso de descartar a seres humanos perpetrando horrendas masacres, rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico”.

El papa pronunció estas palabras durante un encuentro que mantuvo en el Vaticano con miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

El pontífice aludió a la masacre perpetrada el 7 de enero contra el semanario francés Charlie Hebdo, donde doce personas fueron asesinadas, para criticar la cultura que rechaza al otro, que destruye los vínculos más íntimos y auténticos, acaba por deshacer y disgregar toda la sociedad y generar violencia y muerte”.

“Hay un tipo de rechazo que nos afecta a todos, que nos lleva a no ver al prójimo como a un hermano al que acoger, sino a dejarlo fuera de nuestro horizonte personal de vida, a transformarlo más bien en un adversario, en un súbdito al que dominar”.

Esa es la mentalidad que genera la cultura del descarte que o respeta nada ni a nadie: desde los animales a los seres humanos, e incluso al mismo Dios. De ahí nace la humanidad herida y continuamente dividida por tensiones y conflictos de todo tipo”, prosiguió.

Además, volvió a recordar a los 132 estudiantes que perecieron en diciembre en la escuela de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, a causa de un ataque talibán, un suceso que calificó de “crueldad inaudita”.

Deseo expresar de nuevo mi pésame a sus familias y asegurarles mi oración por los muchos inocentes que han perdido la vida”.

También te podría interesar:   Panamá registra 1.099 casos de COVID-19 en un día y acumula ya 620 muertes

El papa Francisco hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que una sus esfuerzos contra la violencia y en defensa de la paz.

Es necesaria una respuesta unánime que, en el marco del derecho internacional, impida que se propague la violencia, restablezca la concordia y sane las profundas heridas que han provocado los incesantes conflictos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí