A al menos 70 víctimas se elevó el saldo fatal en Irak este lunes, en uno de los peores días de violencia sectaria en años.
Se cree que muchos de los fallecidos eran musulmanes chiítas en las ciudades de Bagdad y Basora.
Al menos nueve bombas estallaron en la capital, en lugares como estaciones de autobús y mercados.
En Basora, en el sur del país, dos automóviles cargados con explosivos chocaron contra un restaurante y una estación de autobús.
En Balad, al norte de Bagdad, ocho personas murieron cuando otro automóvil estalló cerca de un autobús que transportaba a peregrinos iraníes.
Diez policías que fueron secuestrados el sábado en la provincia de Anbar, en el occidente del país, también fueron hallados muertos.bbcmundo.com

También te podría interesar:   Política salarial del Poder Judicial permanecerá invariable

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí