Al menos siete personas murieron este sábado en Irak, en el cuarto día de una ola de ataques a lo largo y ancho del país.
En uno de los peores incidentes, hombres armados irrumpieron en la casa de un oficial de la policía antiterrorista en Bagdad y dieron muerte a cinco personas, incluido el policía y su familia, que dormía.

Los ataques siguieron produciéndose a pesar de un llamado a la calma este viernes, que fue marcado por la violencia sectaria

: al menos 60 personas murieron en tres incidentes con bombas en áreas dominadas por musulmanes sunitas en la capital iraquí.

Esto después de que se registraran una serie de ataques contra objetivos chiítas en diferentes ciudades durante los dos días previos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.